El jugoso negocio de la propiedad compartida promete

De llegar a feliz término las negociaciones de paz y si se cumple la inversión en infraestructura, el país se perfila como un lugar propicio para este modelo valorado en US$70 mil millones en EE.UU.

El Zuana Beach Resort de Santa Marta tiene afiliadas a 13.500 familias con el modelo de propiedad compartida. / Cortesía

El buen ambiente económico que vive Colombia y las positivas perspectivas de paz que ofrecen las conversaciones entre el Gobierno y la guerrilla en Cuba fueron dos de las razones de peso por las que los representantes de la industria del turismo consideraron que este sector económico crecerá por encima del 4% en los próximos cuatro años.

Esa fue la conclusión a la que se llegó en la quinceava convención de propiedad compartida en Miami, Estados Unidos, donde el vicepresidente sénior de la compañía de investigación de mercados Ipsos, Dave Pierzchala, destacó no sólo el crecimiento de la economía colombiana, sino la de su sector turístico, que según el investigador aportó $11,11 billones (1,7%) al PIB en 2012, cifra que sin embargo podría ser mayor pues según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo este sector aportó el 4% del PIB nacional, unos $12.9 billones.
Sumado a ello, hubo un crecimiento del 7% en el total de turistas que antes no recorrían el país, pero que estimulados por campañas promovidas por los últimos gobiernos, como “Colombia es pasión” y “Vive Colombia, viaja por ella”, ahora lo hacen.

Por eso, previendo ese futuro y sumando el récord de inversión extranjera que llegó al país el año pasado cuando superó los US$16.000 millones, toma fuerza en Colombia el negocio de la propiedad compartida.
Este modelo se basa en el intercambio de tiempos vacacionales entre socios de algún centro hotelero. En Estados Unidos, donde ha resultado exitoso, ya tiene ocho millones de usuarios y está valorado en US$70 mil millones, según manifestó el presidente del American Resort Development Association, Howard C. Nusbaum. Según cifras del sector, las ventas, en ese país, ascendieron de US$4.200 millones en el año 2000 a US$7.100 millones en 2012.

Actualmente Colombia, Brasil y Perú, destacados por su apertura económica y seguridad jurídica, están en la mira de los inversionistas, quienes ven importantes oportunidades de negocio para implementarlo.
Un estudio realizado por la promotora norteamericana del mercado vacacional, Interval International, advierte que en Colombia uno de cada cuatro viajeros de recreación activos está interesado en adquirir un producto inmobiliario de propiedad compartida.

Hoteles como el Zuana Beach Resort de Santa Marta promueve esta inversión desde hace más de 15 años y tiene afiliadas a cerca de 13.500 familias. La constructora Bolívar, propietaria del hotel, tiene en curso otro proyecto en Anapoima. Se trata de 69 casas, vendida cada una a cuatro propietarios quienes aportarán US$140 mil, sumando así el valor total del inmueble y con derecho a utilizarla doce semanas al año.

Según el gerente de división de Turismo de la Constructora Bolívar y presidente de la Asociación Colombiana de Tiempo Compartido (Astiempo), Juan Luis Londoño , el problema de la industria es que algunos proveedores han incumplido con los servicios y ello ha generado desconfianza para que los clientes se decidan por esta inversión.

A pesar de ello, Londoño considera que este negocio se desarrollará aún más , pues el Gobierno, a través del Ministerio de Comercio Industria y Turismo y con apoyo de la Superintendencia de Industria y Comercio, está trabajando por la protección al consumidor y preocupándose porque el cliente reciba lo que se le promete en las salas de venta.

A la desconfianza se suma la carencia de información sobre el funcionamiento y las oportunidades que le da al usuario este tipo de inversión. Por esta razón, la profesora de University of Central Florida, Amy Gregory, advierte que es menester la alfabetización en el tema y la promoción de esta cultura en los clientes potenciales.

El estudio de Interval señala que el perfil de las personas interesadas en comprar tiempo ya está definido en Colombia: ingresos familiares entre los $80 y $125 millones al año, con un núcleo compuesto por más de tres personas y quienes ya tienen casa propia y han asistido a una escuela de posgrado. Londoño agrega que los estratos 4, 5 y 6 son los niveles a los que apunta esta industria en el país, que buscan sobre todo destinos con playa.

De lograr establecer la propiedad compartida en Colombia, los viajes de turismo y placer podrán verse diversificados no sólo en los destinos, sino en el tipo de experiencia. Los colombianos, advierte Interval International, por ejemplo, esperan visitar lugares como Bermudas, Bahamas, el Caribe, Europa y Canadá.


* Esta nota fue posible gracias a la invitación de Interval International.

Temas relacionados