“Es el mejor puesto para un economista”: nuevo gerente del Banco de la República

“Una vez que tengamos la inflación controlada, empezamos a bajar tasas de interés para impulsar la economía”, anuncia Juan José Echavarría.

El Banco de la República lleva dos años sin cumplir la meta, por eso es importante hacerlo este año, dice J.J. Echavarría.

Un nuevo estilo en el manejo de la política monetaria parece inaugurar el nuevo gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría. Ha comenzado a pisar terrenos que su antecesor esquivaba. Considera que la gerencia del banco central “es el mejor puesto que hay para un economista como yo. Es mucho mejor ser gerente del banco que ministro de Hacienda”. Descalifica el sistema de aranceles, conocimiento que le dejó su paso por el Ministerio de Comercio, y considera que el tema de pensiones es absurdo en Colombia.

Echavarría, un economista que ya estuvo 10 años en el banco como integrante de la junta, señala que las tasas de interés deben comenzar a bajar “una vez que tengamos la inflación controlada”. Si hay buenas noticias en los precios de los alimentos, hay espacio, dice, admitiendo que la noticia de diciembre en materia de inflación fue buena, “pero el precio de los alimentos no bajó tanto como yo esperaba”. Mantener unos precios controlados ayuda al impulso de la economía, “pero el crecimiento (económico) no depende sólo del banco, depende sobre todo del Gobierno”. Lo que tiene que hacer el banco central es tener una inflación baja y estable para que el país crezca, porque eso desarrolla los mercados de capitales y protege el nivel de vida de la gente, permite que las empresas planeen su mundo y, además, “cuando estamos en recesión se puede impulsar la economía, pero siempre con la inflación donde toca”.

El banco lleva dos años sin cumplir la meta de inflación y eso, parece, le ha restado credibilidad al Emisor, aunque Echavarría lo desestima. Sin embargo destaca que es importante cumplir la meta este año. “Si lográramos volver al 2-4 % este año, yo quedaría satisfecho, porque no estrangulamos la economía”.

Para el nuevo gerente del Banco de la República, el país tiene que crecer al 4,5 % o al 5 %, y para lograrlo se necesitan reformas como una pensional y otra en comercio, porque “el arancel en Colombia es un caos. Si queremos exportar hay que desproteger este país para poder hacerlo”. En cuanto a pensiones, estima que los subsidios que da el Estado “son inequitativos, se le da a la gente de ingresos medios y altos”.

Instrumentos del banco

El gerente del Emisor considera que la tasa de interés es el principal instrumento que tiene el banco para actuar sobre la economía. “Hay bancos que tienen los encajes y mucho más cosas, pero eso se probó en Colombia y no funcionó bien, eso era muy enredado”, dice al insistir en que la tasa de interés es el instrumento de los bancos centrales hoy.

“Hay otro tema, el de las expectativas, que es muy importante y como gaseoso, y es lo que se llama inflación objetiva”. Esas expectativas deben anclarse, y eso es lo que ha hecho el banco. Por eso el gerente habla para explicar dónde está la economía y cómo la estamos viendo, además de qué tan diferentes son los puntos de vista de los codirectores, y eso es bueno que lo sepa el mercado.

Echavarría recuerda que desde agosto del año pasado el banco decidió, por primera vez, que todo el mundo conociera qué tan dividida queda la votación de los codirectores: “En la medida en que la junta está muy dividida hay mucha incertidumbre, pero si la junta está muy cohesionada es bueno que se sepa”.

Sobre el comportamiento de la tasa de cambio (dólar), señala que el banco no tiene un objetivo cambiario. “Hay muchas discusiones en la junta sobre lo cambiario, porque la tasa de cambio incide sobre el crecimiento y la inflación” y el Emisor “suaviza brincos”. Sin embargo insiste en que le parece que “debemos tener una tasa de cambio alta”. Admite que ese nivel del precio del dólar ha ayudado a la agricultura y a la industria.

Para este año, dentro del plan financiero revelado por el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, se estima un precio del dólar promedio de $3.037, muy parecido a la cotización del año pasado de $3.052.

Efecto Trump

A horas de posesionarse el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, crece la incertidumbre mundial y Colombia no es ajena a esta situación, sobre todo por la suerte del tratado de libre comercio (TLC) entre los dos países. De lado del Gobierno se espera que una eventual revisión del tratado no traiga complicaciones para el intercambio comercial entre Colombia y Estados Unidos.

Echavarría considera que “el hecho de que Trump ataque el comercio internacional es un horror, porque yo pienso que es una fuente de crecimiento para los países emergentes”. Ante la inquietud de nuevos choques externos que puedan afectar la economía colombiana, el gerente del Banco de la República dice que “el mayor blindaje de Colombia es la tasa de cambio (dólar) fluctuante. La crisis del 99 fue menos fuerte sobre el mundo que la de 2008, pero casi nos acaba”.

 

últimas noticias