El Niño y los 'commodities'

¿Realmente llegará? Algunos de los meteorólogos más reconocidos del mundo han cambiado su tono con respecto al desarrollo de El Niño y esta diferencia es importante para los precios de los commodities.

En el último boletín de la Oficina Australiana de Meteorología, que se observa muy de cerca, se ha anunciado la fuerte probabilidad de que este año acontezca El Niño, que es el calentamiento de algunas partes del océano Pacífico. Sin embargo, también dijo que “en la ausencia de la necesaria respuesta atmosférica, el calentamiento se ha nivelado durante las últimas semanas”.

La oficina añadió que las áreas de aguas calientes en el Pacífico iban en contravía de los patrones típicos que ha presentado el fenómeno climático.

Por su parte, el Instituto Internacional para la Investigación del Clima y la Sociedad de la Universidad de Columbia también dijo que aún deben acontecer los cambios necesarios en la atmósfera, a pesar de que entre mayo y mediados de junio las condiciones eran casi las de un fenómeno de El Niño débil.

Los corredores de bolsa están considerando lo que esto de hecho significaría para el clima en una fecha más tardía de este año, pero probablemente sean más cautos con respecto a los precios, al tiempo que las ganancias de los últimos seis meses en algunos commodities, como el cacao, han estado impulsadas por el pronóstico de El Niño.

Otro evento climático que está muy relacionado con El Niño y que pronto será crucial para varios commodities es el monzón de la India.

El Niño tiene la tendencia de generar un monzón más débil y, en consecuencia, el Departamento Meteorológico de la India ha predicho una precipitación de lluvia más baja que el promedio.

No obstante, una mirada más cercana a los datos arroja que los dos eventos climáticos pueden no estar tan íntimamente relacionados.
Durante la última década en que aconteció El Niño, en 2004 y 2009 India tuvo un monzón fallido. Los analistas de azúcar de Kingsman señalan que si miramos fechas anteriores, ha habido siete años de El Niño desde 1991, pero en tan sólo dos de estos años hubo un monzón fallido.