El norte de la industria extractiva en Colombia

Según la encuesta, aumentó el pesimismo por el futuro de la industria y la principal razón es la falta de apoyo del Gobierno. Pero la opinión pública mejoró su percepción sobre esta actividad.

?Según la Brújula Minera, un estudio sindicado que se presentó en el Congreso Nacional de Minería, el 32% de los empresarios del sector consideran que sus operaciones se reducirán en 2015. Esta percepción ha empeorado pues hace un año la cifra era de 25% y quienes consideraban que las operaciones se expandirían pasaron del 62% al 40%.

Las principales razones que argumenta el gremio son, en su orden, la falta de apoyo del Gobierno (25%), las dificultades para obtener las licencias ambientales (22%), la falta de estabilidad jurídica (21%), los bajos precios de los minerales (17%), el rechazo de las comunidades (12%) y las mejores oportunidades en otros países (4%).

A propósito, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, aseguró que “el Gobierno ha demostrado un gran compromiso con el sector minero y se ha presentado un diálogo permanente para superar las dificultades en las zonas extractivas. Los resultados concretos que podemos demostrar en materia de trámite de consultas previas y de cumplimientos de los procesos no se habían dado antes en el país”.

Sin embargo, según el documento, para las autoridades gubernamentales lo que más influye en la reducción de las operaciones son las difíciles relaciones con las comunidades que habitan las zonas con potencial extractivo.

Los pobladores de los municipios mineros expresaron con preocupación que los conflictos con las empresas radican en principio en el impacto que pueda tener esta actividad en el medio ambiente, seguido por la desconfianza que les generan las personas que quieren sacar provecho político y económico, el deterioro del tejido social y la confusión entre lo que es una extracción legal y una ilegal, percepciones que coinciden con las que tienen quienes viven en municipios en donde se practica.

Jaime Arteaga de Bigard, el director de JA&A, la firma que estuvo a cargo de la encuesta, destacó entretanto que uno de los resultados a tener en cuenta es el mejoramiento de la opinión pública frente a la minería, a pesar de que el pesimismo en el sector se mantiene.

“El aspecto más importante es que los empresarios y el Gobierno tienen que entender que, entre más se habla de minería, la gente la ve como algo más posible. Y ese cambio de entender la opinión pública implica que las firmas se hagan más visibles porque la idea de que la gente no los aprecia hace que prefieran mantener un bajo perfil y evita que el Ejecutivo sea más resuelto a la hora de respaldar al sector”, manifestó.

Temas relacionados