El peso, la peor moneda

El peso colombiano ha pasado de mejor moneda de A. Latina a ser una de las peores en los últimos 12 meses, luego de que la caída de los precios del petróleo generara un creciente déficit presupuestario.

iStock

Se pronostica que el aumento de la brecha de cuenta corriente –la medición más amplia del comercio- superará el promedio de India, Sudáfrica, Indonesia y Brasil en 2013. Morgan Stanley acuñó la frase “cinco frágiles” para describir a los países que más afectados se verían cuando los EE.UU. subieran las tasas de interés.

La volatilidad del peso está ahora en el nivel más alto desde 2008 en relación con los mercados emergentes en tanto los operadores apuestan a que la Reserva Federal comenzará a endurecer su política este año. Tras una década en la que Colombia se benefició del aumento de los ingresos petroleros y alimentaba la inversión extranjera, ahora los analistas bajan los pronósticos de crecimiento y se vuelven más bajistas en relación con el peso. Standard Chartered PLC pronostica que la moneda declinará 8% para septiembre.

“Desenamorarse es tan fácil como enamorarse”, dijo desde Nueva York Mike Moran, jefe de análisis para las Américas de Standard Chartered. “La economía depende tanto de los ingresos por productos primarios que se afecta cuando las condiciones externas son adversas”.

Dado que el petróleo constituye alrededor de la mitad de las exportaciones de Colombia y el 17% de los ingresos gubernamentales, la caída del crudo de 43% reduce el flujo de dólares y profundiza su déficit presupuestario.

Morgan Stanley considera que Brasil, Turquía, Sudáfrica y, en menor medida, Indonesia, son los países que más riesgo corren como consecuencia del primer aumento de tasas de interés. Los siguientes países más afectados serían Colombia, Rusia, Perú y México.

Se estima que el déficit de cuenta corriente de Colombia llegará a 5,8% del PIB este año, el mayor en más de tres décadas y más que el de los cuatro países que Morgan Stanley dice que corren más peligro. Eso deprime el valor del peso, por lo que el costo crediticio en dólares aumentará. En 2013, el déficit de cuenta corriente era de 3,3%. El peso ha caído 27% en el último año, a $2.560,65 por dólar, el peor desempeño después del rublo ruso y el real brasileño.