El plan indio para Colombia

Los empresarios asiáticos buscan diversificar sus inversiones en cuatro nuevos sectores. Hoy en día, el petróleo es el producto estrella.

Un auténtico ejército de hombres encorbatados, algunos de ellos con turbantes de distintos colores, aterrizó la semana pasada en Bogotá para reunirse con los más altos funcionarios colombianos. La delegación, compuesta por 20 de los principales empresarios de India y por miembros de su embajada en el país, estuvo liderada por Jyotiraditya Scindia, su ministro de Comercio e Industria.

Las reuniones que sostuvieron tenían un objetivo claro: “Llevar al plano económico la relación de muchos años que tenemos con Colombia y que se basa en el aspecto cultural”, según dijo el alto funcionario indio en diálogo con El Espectador. Su visita se produce en un momento clave para los intercambios bilaterales, cuando los datos económicos de China y Estados Unidos (sus principales socios comerciales) señalan el camino de la desaceleración.

Por eso su estrategia consiste en voltear la mirada hacia América Latina, en especial a Colombia. “Tiene políticas muy fuertes, baja inflación, su nivel de desempleo está bajando y el crecimiento de la economía es constante. Ambos países son líderes dentro del escenario global”, asegura Scindia.

En esta relación hay un claro protagonista: el petróleo, el causante de que las exportaciones hacia India pasaran de US$5,34 millones en 2005 a US$731,8 millones el año pasado. Gracias a este papel (representa poco más del 90% de las ventas), las autoridades indias se enfocaron en profundizar los vínculos con su nuevo proveedor a través de tratados para proteger los futuros envíos. Este año, la Corte Constitucional aprobó el tratado de protección y promoción de inversiones y ahora se dispone a estudiar el de doble tributación firmado en mayo de 2011.

“India ha realizado varias inversiones en el sector petrolero. De hecho, hay empresas que están explotando bloques de la Ronda Colombia, pero también hay mucho interés en áreas como la de las autopartes”, dice Andrés Ortiz, director de mercadeo de la Embajada de India en Bogotá.

En el mediano plazo, estos instrumentos buscan fomentar un crecimiento en las inversiones provenientes del país asiático, las cuales, según datos del Banco de la República, sumaron entre 2000 y 2011 alrededor de US$4 millones. De lograrlo en el futuro, podría pensarse en uno de mayor envergadura, como un tratado de libre comercio.

Durante su diálogo con los autoridades colombianas, Scindia dejó muy claro que en el camino para llegar a ese objetivo jugarán un factor clave cuatro sectores: el famacéutico, la biotecnología, el textil y los automóviles.