El plan para las TIC

Quedaron listas la reestructuración del Canal Uno y la cesión de espectro radioeléctrico. La cuota de pantalla no pasó la prueba del Legislativo.

El Congreso suprimió el artículo que disminuía la cuota de pantalla para producción nacional.
En materia de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), el Plan Nacional de Desarrollo (PND) incluye elementos clave para el camino del Ministerio TIC hacia el cumplimiento de metas como hacer ciudadanos verdaderamente digitales y que internet de banda ancha llegue a 27 millones de conexiones en 2018, tres veces más de lo que hay hoy.

El Congreso vio con beneplácito, por ejemplo, la creación de una carpeta ciudadana electrónica que ofrece a los colombianos la posibilidad de tener una cuenta de correo electrónico oficial. En el folder se podrá almacenar y compartir documentos públicos y privados, recibir notificaciones de entidades públicas y hasta guardar la historia clínica electrónica.

Se da vía libre también a la instalación de infraestructura que será clave para el desarrollo de la tecnología 5G en el país, como las llamadas “small cells”, pequeñas antenas -tan pequeñas que pueden incluso instalarse en un poste de luz- que generan redundancia y mayor cobertura. El parágrafo en el que coincidieron Senado y Cámara dice que, mientras no se necesite obra civil, los dispositivos pueden instalarse sin licencia de autorización de uso del suelo.

Pero entre los elementos que generaron discordia estuvo lo que el ministro de las TIC, Diego Molano, en conversación con El Espectador, llamó “la transformación del Canal Uno”, que desde dinstintos sectores se tildó como un mico que crea el tercer canal. En una columna en este diario, Juan Carlos Gómez opinó que “la ley del plan de desarrollo tiene la vocación de ser la hoja de ruta para encauzar las políticas públicas en procura del desarrollo social y económico del país, ¿por qué entonces contaminarla en el tema de televisión con ideas vagas e irrealizables?”.

Según Molano, sin embargo, se trata de dotar al canal con herramientas para que “pueda hacer mejores contenidos”. ¿Cómo? Según el ministro, la ANTV realizaría un estudio que diga a cuántos operadores de contenido y en qué condiciones se daría la parrilla de programación del canal. “Si el estudio de la ANTV dice que uno (un operador), pues uno”. La idea, que en principio incluyó la Cámara y rechazó el Senado, quedó en la propuesta de conciliación que al cierre de esta edición no se había terminado de debatir en el Congreso.

Lo que definitivamente salió de la discusión fue lo referente a la cuota de pantalla. La Cámara de Representantes había adicionado a la Ley 680 de 2001 que “los porcentajes mínimos de programación de producción nacional pactados en los Tratados o Acuerdos Comerciales Internacionales en vigor para Colombia se aplicarán”, una modificación que dejó más general lo que planteaba el documento original del PND radicado por el Gobierno.

Incialmente decía que sábados, domingos y festivos, entre las 10 p. m. y las 12 de la noche, el porcentaje mínimo de producción nacional en televisión sería del 30%, mientras la ley de 2001 dice que es el 50%. De fondo, el tratado de libre comecio con EE.UU.

Dar más participación a las producciones extranjeras en la televisión colombiana, dijo Diego Molano, “es un compromiso del TLC. Colombia tiene el riesgo de que Estados Unidos sancione a otro sector de la economía por no haber cumplido”.

Consultado por El Espectador, el exjefe negociador del tratado de libre comercio con Estados Unidos, Hernando José Gómez, se limitó a decir que “el ministro Molano tiene razón”. En todo caso, la supresión del artículo va en línea con la petición que hizo el gremio de actores al Congreso de la República el pasado lunes. “Hemos venido aquí (al Congreso) a poner la cara y decir ‘por favor, ya las cosas están difíciles, no las agravemos más’”, dijo ese día la actriz Consuelo Luzardo a Blu Radio.

A pesar de que el Senado suprimió el artículo que permitía la cesión de los permisos de uso del espectro radioeléctrico sin contraprestación alguna para la Nación, en la conciliación permaneció este componente que, según el ministro de las TIC, busca “flexibilidad para atraer la inversión”. Específicamente, “más flexibilidad en el mercado secundario de espectro”.

Luis Eduardo Peña, subdirector de gestión y planeación de la Agencia Nacional del Espectro, explicó que el mercado secundario es una de las modalidades que existen, y que la agencia está estudiando, para administrar el espectro. “En el mercado secundario se subastan bloques de espectro y el que se lo gana puede entregarlo a otros operadores”, dijo Peña.

Erick Rincón, director de la especialización de Derecho y Tecnologías de la Universidad del Rosario, dijo sobre la propuesta que “es atractiva pero si ocurre hacia adelante. Si se ve la norma con una aplicación retroactiva puede estar favoreciendo los intereses de Une y Tigo, en la compra que hicieron de 4G. Como son una sola empresa, ahora quisieran distribuir ese espectro que tienen”.


*El Espectador hace parte del mismo grupo de medios al que pertenece Caracol TV.

 

 

últimas noticias

Claves para aumentar la empleabilidad