El presidente del mejor equipo de América

El empresario lidera el Club Atlético Nacional, que acaba de ganar el torneo futbolístico más importante del continente. ¿Cuál es su modelo de liderazgo?

Juan Carlos de la Cuesta. En sus manos el trofeo continental. / Cortesía

¿Quién es Juan Carlos de la Cuesta?

Soy contador público de Eafit, especialista en finanzas corporativas y mercados de capitales y certificado como auditor internacional del Instituto de Auditores de Estados Unidos. Comencé en Price Water House, me quedé vinculado durante cinco años. Luego fui invitado a trabajar como senior de auditoría de Postobón, comenzó entonces el contacto con Nacional porque fui el revisor del equipo, eso fue como en el año 2000. Luego pasé a ISA en el área de auditoría financiera y administrativa. Y como ya había estado en la organización, la junta directiva me invitó a ser gerente administrativo y financiero. Ahora llevo seis años como presidente. (Ver El precio de la gloria para Nacional)

¿Cómo se lidera al Atlético Nacional?

Con la serenidad del caso, con los pies en la tierra, sabiendo que logramos un triunfo muy importante, sin olvidar que todo debe continuar. Lo celebramos, lo disfrutamos, pero hay que planificar el mediano y largo plazo, porque el corto plazo ya está medio direccionado. Se lidera trabajando sobre las bases, dando el crédito al técnico que tenemos, trabajando en el día a día y con un direccionamiento estratégico.

Las grandes organizaciones en el mundo tienen detrás un gobierno corporativo establecido, empezando por la junta directiva. ¿Cómo funciona el gobierno corporativo de Nacional?

Desde varios pilares: primero, está asociado a la estructura de cuerpos colegiados u órganos colegiados como la asamblea general de accionistas, donde están los dueños; está la junta directiva, donde están los representantes de los accionistas; una comisión técnica, que es la garante y la que vela por todos los temas deportivos del club, y tenemos a nivel interno un grupo primario que tiene que ver con todos los directores. La estructura administrativa tiene un organigrama muy bien definido que cumple políticas y procedimientos claros a los que se les hacen mejoramientos continuos.

Y a nivel de principio y filosofía, ahí trabajamos todo lo que tiene que ver con gobierno corporativo, políticas a nivel de conflictos de interés, manejo de recursos, política de transparencia con la línea de transparencia, todo lo asociado con servicio al cliente. Trabajamos la parte administrativa organizacional y todo el direccionamiento estratégico que tiene que ver con la misión, visión, principios, valores, líneas de acción.

Hablaba de pilares y el primero tiene que ser el deportivo, ese es el centro del negocio. El segundo es el gobierno corporativo, estructura organizacional, lo administrativo, financiero y relacionamiento con los diferentes grupos de interés. El tercero es el relacionado con nuestra hinchada y la parte comercial, de patrocinadores, y todo lo que tiene que ver con estadio. El último pero no menos importante es el tema social, donde trabajamos arduamente en la transformación cultural y social a través del fútbol.

¿Para ser exitoso en el mundo deportivo hay que ser parte de un grupo económico?

No necesariamente. Obviamente es una garantía de seriedad, transparencia y respaldo tener un grupo económico que nos da lineamientos corporativos y que a nosotros, a mí, me corresponde aterrizarlos a Nacional. Pero en cualquier estructura que tenga una organización, una planeación y una ejecución, que se sepa quién toma las decisiones y por qué se toman, siendo responsable con los recursos que se tienen, creo que se consiguen los resultados.

Muchas organizaciones tienen una desconexión entre la operación, los cargos medios y la presidencia. ¿Cómo conectan a los jugadores con el técnico y el presidente?

Con una muy buena comunicación. Y con una variable adicional que resalto siempre: cumplir lo que se promete. Ahí se gana credibilidad. Cuando ellos creen en uno, la comunicación se hace más fluida. Todo esto en doble vía, más cuando uno piensa en el jugador y el cuerpo técnico como personas, donde nosotros queremos potencializarlos, los apoyamos en todo su proceso de cambio profesional. Cuando ellos ven que nosotros nos preocupamos, que exigimos pero también damos, que tenemos una plataforma de exposición sana y transparente, retribuyen de la misma forma.

¿El modelo de Nacional es un caso de éxito que se puede replicar en otros equipos?

Ojalá fuese así, porque el conocimiento no es de uno solo, uno aprende más cuando lo comparte. No tenemos verdades absolutas, es el conocimiento de todos, estamos trabajando para hacer las cosas bien, hay que mejorar muchas cosas con la humildad del caso. Algunos nos piden ayuda y nosotros tenemos las puertas abiertas para hacerlo porque no sólo es el fútbol de Nacional, es el fútbol de Colombia.

¿Qué ha aprendido de los otros líderes y empresarios de Medellín tan exitosos en los negocios?

Liderar con el ejemplo, pensando primero en las personas, como el presidente de Postobón, el doctor Miguel Escobar, o el doctor Antonio José Ardila, con quien me compete a mí directamente la organización Ardila, y otros casos como Javier Genaro Gutiérrez cuando estaba en ISA. El propio Reinaldo Rueda. Muchas personas que me han enseñado.

¿Cómo eliminar esa imagen que muestra que en el deporte se consiguen muchos triunfos con dopaje o pago de dádivas?

Trabajando con la base de los principios y valores institucionales, seleccionar muy bien el personal, haciendo seguimiento para que las cosas vayan bien. Dan lástima esas personas que quieren sacar ventaja, por eso un principio rector para nosotros es el juego limpio, competir en igualdad. Aquí trabajamos para que todo se maneje dentro de la línea de la ética y la transparencia.

Dentro del modelo, ¿en dónde queda la cantera?

Lo primero que queremos tener son buenos seres humanos, sabemos que no todos van a llegar al fútbol, ojalá, pero hay unos que se quedan en el camino. Al principio somos claros y sabemos que queremos a los mejores, porque esto es un tema social pero a la vez de negocio porque debemos promover a estos jugadores para que lleguen al equipo profesional. Trabajamos en diez categorías, aproximadamente 220 jóvenes, aparte de todo lo que tenemos en escuelas de fútbol. Hacemos con ellos todo un trabajo de proyecto de vida.

¿Hay que invertir bien, fuerte, para ver buenos frutos?

Invertir bien y razonable, no se pueden desbordar esas inversiones. Pero no es solo la inversión, es también el acompañamiento. Ahora, puedes invertir bien, pero si no tienes un buen cuerpo técnico, una estructura que apalanca todo el proceso de formación del jugador, que para los que vienen de afuera se sientan en casa, que los colegios de los hijos, que en dónde pueden vivir bien. Es estar con ellos al 100%. Eso es saber invertir.

¿Cuánto de sus utilidades reinvierten al año?

Todo se reinvierte. Todos los recursos que genere el club son para el club, esa es una política de la organización Ardila, donde nos piden que Nacional no tenga que pedirles, y que tampoco ellos nos saquen cuando se presenten excedentes. La tarea es invertirlos en el mismo club. Estamos en un modelo de autosostenibilidad, que tiene toda una planificación de inversión y crecimiento institucional.

¿Cómo está Nacional en cifras?

A junio tuvimos una utilidad de $2.000 millones, no hemos hecho ninguna venta de derechos deportivos por el momento, porque apenas lo estamos realizando. A nivel de ventas tenemos $50.000 millones de ingresos y esperamos cerrar el año con unos ingresos superiores a los $100.000 millones y con una utilidad aproximada de $10.000 millones. Todo esto para lo que es inversión y sostenimiento del club.

¿Cuánto puede valer Nacional en este momento?

Le tengo un valor inmenso al club y puedo ser subjetivo en la valoración, pero para mí vale más de 300 millones de dólares.

¿Cómo trabajan el posicionamiento de la marca?

Estando muy cerca de nuestra hinchada y aprovechando las redes sociales. Generamos mucho contenido, les llevamos información de primera mano y obviamente los resultados deportivos apalancan mucho. La orientación es tener un buen producto, un buen proyecto deportivo para que se dé una sinergia propia.

Temas relacionados