El punto de quiebre para el agro

“Un paso grande”: así calificó el ministro de Hacienda el hecho de que por primera vez el campo tiene un presupuesto de $5,1 billones.

Décadas de marchitamiento del campo colombiano podrían quedar en el pasado una vez la administración de Juan Manuel Santos ejecute el presupuesto previsto para el sector agropecuario, que bordearía los $5,1 billones para este año. “Es el triple de lo que teníamos en 2010, con un crecimiento del 181%”, dice el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, al explicar que el presupuesto crece desde los $1,86 billones de 2010 a los $5,21 billones de 2014 y que, para cerrar la brecha entre lo rural y urbano, hay que seguir invirtiendo montos parecidos durante los próximos 10 años.

“En cuanto a recursos, no hay duda de que este es el año del punto de quiebre” para la recuperación del sector agropecuario, dice el jefe de la cartera de Hacienda, a quien el Congreso le entregó un cheque de $3,1 billones para irrigar el campo. Cárdenas es claro en señalar que “aquí se encontró la institucionalidad agropecuaria desmantelada. Se acabaron entidades y se creó una (Incoder) que se convirtió en ‘todera’”.

Como pocas veces sucede en el Congreso, donde convergen corrientes ideológicas disímiles, hubo consenso para aprobar los recursos destinados al campo colombiano, “sin afectar el cumplimiento de las metas fiscales ni la sostenibilidad de las finanzas públicas”, reconoció el ministro en carta enviada a los presidentes de las comisiones económicas del Legislativo.

“Tenemos la mitad de la tarea, que son los recursos y unos mecanismos participativos y democráticos para acceder a ellos”, dijo al insistir que la otra mitad tiene que ver con el fortalecimiento de la institucionalidad del sector, “muy debilitada en la década pasada. Se acabaron muchas entidades, se trató de volver el ministerio como ejecutor con el programa de Agro Ingreso Seguro, y esa fórmula no funciona”.

El sector agropecuario, antes de la iniciativa que aplaza el marchitamiento del 4 x 1.000 (gravamen a las transacciones financieras), tenía un presupuesto de $2,1 billones: $1,7 billones para inversión y $422.000 millones para funcionamiento. Con la adición de los recursos del 4 x 1.000 ($3,1 billones) asciende a $5,2 billones. “Se reforzó la inversión, que pasa de $1,7 a $4,8 billones”, apuntó, destacando que “nunca el campo había tenido unos recursos de estas magnitudes”.

La viceministra de Hacienda, Carolina Soto, recuerda que “la autorización del Congreso fue que se tienen que destinar esos recursos a proyectos de inversión, sector rural y familia campesina”.

La distribución

La asignación de los $3,1 billones fue una tarea de filigrana para conseguir los objetivos que se buscan con la totalidad de los recursos, destacó un funcionario de la cartera. Ese plan contempla que $1,03 billones van para los cafeteros a través del PIC (Protección al Ingreso Cafetero); alrededor de $140.000 millones se destinarán a la adquisición de tierras; para vivienda rural, $234.000 millones; en proyectos productivos se invertirán $841.000 millones; para riego y drenajes, $113.000 millones; en fortalecimiento institucional, asistencia técnica e investigación, $135.000 millones; para créditos, $504.000 millones, y para agua rural, $100.000 millones.

El Gobierno ya ha dado “cumplimiento estricto a los acuerdos firmados con los representantes de colectividades campesinas y avanza en la asignación total de los recursos. Sólo restan por ser distribuidos $1,02 billones”, señaló Cárdenas en la misiva enviada a los congresistas.

La paz, los paros agrarios y la creciente brecha rural urbana motivaron a la administración Santos a poner en marcha un programa que puede convertirse en la redención del campo. “Ya es un hecho que el foco de la paz es el programa de desarrollo rural integral”, dijo el ministro, señalando que desde hace un año se definió ese punto y “sin paz o con paz, hay que fortalecer el presupuesto del sector rural”.

Pese a que el Ejecutivo no lo admite, es claro que los paros agrarios despertaron en el Gobierno el afán de fijar prioridades para el campo. “Obviamente, el Gobierno escuchó”, indicó Cárdenas. Y el tercer factor que completa esta tríada rural es la brecha entre el campo y la ciudad, que se hace insostenible “para un país que quiere estar en el mundo desarrollado, como en la OCDE”, agregó. 

Proyectos en marcha

El Ministerio de Agricultura ya tiene en sus arcas $2,1 billones para iniciar los proyectos y procesos para hacer renacer el campo. Estos recursos se han destinado a “atender necesidades apremiantes como las relacionadas con el sostenimiento del ingreso a los cafeteros, proyectos productivos, créditos a los agricultores y vivienda rural”, explicó Cárdenas en la misiva al Congreso.

Carolina Soto asegura que los dineros del gravamen a las transacciones, más el presupuesto que ya tenía el Ministerio de Agricultura, “van a alimentar el Pacto Nacional Agropecuario anunciado por el presidente Santos, que va a ser un nuevo mecanismo para definir políticas del sector”. Su presupuesto es de $1 billón.
A su juicio, esa suma no es para enfriar el anuncio de nuevos paros agrarios que se alistan para los siguientes meses (ver recuadro), “es más bien para cumplir los compromisos de los paros pasados. Es la política para el sector”.

Recursos cafeteros

El ministro de Hacienda señaló que el billón de pesos presupuestado para el programa de Protección al Ingreso Cafetero (PIC) no se va a gastar: “Tenemos guardados los recursos y su utilización depende de que nosotros estemos seguros de que los precios internacionales del café se van a mantener altos”.
El funcionario indicó que “cuando tengamos la seguridad de que ya no se necesita el programa, uno puede pensar en otros posibles usos”.

La decisión de utilizar esos recursos en otros programas diferentes a las necesidades de los cafeteros será definida colectivamente. “Por ahora la decisión del Gobierno es no tocarlos”.

Productores reafirman fecha del paro agrario

Tal como está establecido, el próximo 28 abril los productores agrupados en Dignidad Agropecuaria marcharán por las carreteras del país para protestar por los continuos incumplimientos del Gobierno en las ayudas prometidas para respaldar su labor.

A través de un comunicado, el movimiento aseguró que aún no han recibido más de $130.000 millones del programa de Protección al Ingreso Cafetero (PIC) de 2013. Asimismo protestarán porque 100.000 productores siguen sin recibir los beneficios de condonación de deudas anunciados, que cubren a las personas que presentan mora en créditos inferior a $20 millones. Otra razón aducida son los escasos controles al contrabando.

 

Los recursos para el agro

Distribución recursos 4xmil Sector RUral, Recursos para el Pacto Nacional por el Agro - PNA, Presupuesto Histórico 2010 - 2014