Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 7 horas

El regreso del dólar relativamente barato

La tasa de cambio podría volver a $2.500 si la economía mundial crece mediocremente, la Reserva Federal se muestra tímida con la economía de EE. UU. y el petróleo sube a US$60.

La tasa de cambio colombiana comenzó 2016 en $3.219. / Bloomberg

Seré directo: espero que para finales de 2016 la tasa de cambio se sitúe en $2.500. Y sí, el dólar caerá de los $3.300 actuales. Los lectores se preguntarán: ¿a este tipo qué le pasa? ¿Acaso el señor no lee los periódicos? ¿Será que es histriónico y lo que pasa es que necesita llamar la atención? Corresponde a cada quien dar respuesta a estas preguntas, por lo pronto sustentaré por qué la divisa estadounidense bajará de precio.

Colombia tendrá de nuevo un dólar relativamente barato, cercano a $2.500, si se cumple la receta adecuada: crecimiento global mediocre, una Reserva Federal tímida ante la economía de Estados Unidos y un petróleo que rebote de los niveles actuales.

Primero lo primero. A pesar de toda la mala energía que se siente hoy en día en los mercados, pienso que 2016 será un año bastante bueno para los activos financieros del mundo emergente. El escenario base que manejamos en XP Securities se basa en una visión de “mediocridad estructural” de la economía mundial. Ese escenario es análogo a lo que en Wall Street se llama “Ricitos de Oro”. Sí, efectivamente, como el cuento infantil de la niña que no se toma la sopa muy caliente ni la muy fría, sino que se decide por la opción neutral: la sopa tibia.

Lo mejor que le puede pasar a la economía mundial en 2016, y lo que yo considero que pasará, es que el mundo va a ver un año de crecimiento “ahí”: un crecimiento mediocre. Lo importante acá es que ese escenario va de la mano con un crecimiento económico letárgico y con la persistencia de una baja inflación en el mundo desarrollado. En mi opinión, el mundo desarrollado está inmerso en un evento plurianual de decrecimiento en los salarios reales de la clase media, un evento que en gran medida se debe a la robotización del sector de servicios.

La clase media baja de Estados Unidos está perdiendo sus empleos frente a la competencia más imposible de vencer: un robot. ¿Por qué razón piensa que un populista como Donald Trump está ganando la contienda republicana en EE. UU.? Si los salarios no suben, y el 72% de la economía de EE. UU. es dependiente del consumo, ¿es acaso lógico pensar que la economía de EE. UU. puede crecer rápidamente en 2016?

Si el escenario recién esbozado efectivamente se manifiesta, 2016 será un año de bajas tasas de interés a nivel mundial. Esto se debe a que se espera que el producto global no crezca con fuerza este año. De hecho, el Banco Mundial redujo hace poco las expectativas de crecimiento. Por lo que a los bancos centrales les quedará muy difícil comenzar el proceso de normalización monetaria, porque la evidencia empírica no les va a ayudar. A pesar de que estos estén en gran medida ideológicamente desesperados con la persistencia de las bajísimas tasas de interés.

Asimismo, no hay que olvidar que la Reserva Federal (Fed) dejó muy claro que quiere subir las tasas de interés en 100 puntos básicos durante 2016. Sin embargo pronostico que, en el mejor de los casos, la Fed sólo podrá subir las tasas en 50 puntos básicos. Nuevamente, mi escenario poco halagador se debe al convencimiento que tengo de que el consumidor de Estados Unidos hoy en día no es el mismo de hace 15 años. El ciudadano estadounidense actual es frugal y más conservador, no porque quiera, sino porque tiene que serlo, pues su empleador no le está pagando más.

La pregunta relevante es si Estados Unidos puede resistir creciendo bien en un mundo en el que todo está mal. Lo dudo mucho. Es poco probable que el turista de Ohio pueda suplir la astringencia de ingreso que existirá en Disney de acá en adelante si los brasileños, los chinos, los argentinos o los colombianos ya no pueden volver a vacacionar en EE. UU. porque venir a este país se vuelve simplemente imposible por lo costoso. O mejor dicho, por el dólar caro.

Por último sostengo que la industria del petróleo no convencional está quebrada a estos niveles de precio. No lo digo yo, lo dice el mercado de bonos basura a nivel mundial. La producción va a caer, y así el precio del crudo tendrá que subir. ¿Hasta dónde? Yo digo que el WTI llegará mínimo a los US$60 para finales de 2016. Y eso que a ese precio los productores de petróleo no convencional en Canadá y EE. UU. de todos modos seguirán perdiendo dinero. La regresión simple que manejamos acá en XP nos muestra que, si el petróleo sube a este nivel, la tasa de cambio colombiana se debe ir a los $2.500. No lo digo yo, lo dice la estadística.

* Estratega en jefe de XP Securities.