"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas

El regreso a la estabilidad

Una recuperación más sostenida en los países ricos ha reducido de forma drástica los riesgos de otra caída en la economía mundial, dijo el Fondo Monetario Internacional (FMI) el martes, al tiempo que comenzó a predecir la normalización económica.

Christine Lagarde, presidenta del FMI, estima que la economía mundial tendrá un crecimiento lento en los próximos años. / AFP

Mientras el mundo aún enfrenta varios retos económicos, los dos pronósticos anuales del fondo han sido los más optimistas desde el período inmediatamente posterior a la crisis.

El mensaje que Christine Lagarde, directora del organismo, les enviará a los ministros de Finanzas que se reúnen esta semana en Washington es que un futuro inmediato más positivo se convertirá en “años de crecimiento lento y menos que ideal”, a no ser que los países realicen reformas estructurales para mejorar su panorama de crecimiento.

El cambio más grande en las predicciones del Pronóstico Económico Mundial es una caída sustancial en el riesgo de una nueva crisis, pues ahora estima que la probabilidad de una recesión mundial en 2014 es de 0,1%, en comparación con un riesgo de 6% en octubre pasado. Similarmente, los riesgos para 2015 se han reducido. La mayoría de los pronósticos del FMI cambiaron poco, aunque ahora ve posibilidades de un aumento en el crecimiento de EE.UU., Alemania y Reino Unido.

El fondo pronostica un crecimiento mundial de 3,6% en 2014, aumentando a 3,9% el año siguiente. Se espera que EE.UU. crezca 2,8% este año, que la Eurozona comience a ganar un impulso positivo con una expansión de 1,2% y que Japón mantenga su reciente trayectoria con un crecimiento de 1,4%.

El FMI ha mejorado sus pronósticos de crecimiento para el Reino Unido más que cualquier otra economía avanzada, para llegar a 2,9% este año, aunque critica lo que considera el gasto impulsado por crédito. El fondo ha dejado de lado sus críticas al programa de austeridad del Gobierno, diciendo ahora que “los esfuerzos por aumentar el gasto de capital, mientras se mantienen dentro de los límites fiscales a mediano plazo, debería ayudar a mejorar la recuperación y fomentar el crecimiento a largo plazo”.

Aunque los prospectos para las grandes economías emergentes han disminuido, el FMI espera que el crecimiento siga siendo robusto, recuperándose gradualmente de 4,7% el año pasado a 5,3% en 2015.