“El reto va a ser el cierre financiero”

Una cosa es que haya plata y otra que llegue a los proyectos. No todas las iniciativas van a resolver los problemas de infraestructura.

Alejandro Sánchez, vicepresidente ejecutivo de banca de inversión de Corficolombiana. / Dinero

Mucho se ha hecho para que así sea. Se han expedido leyes, cambiado procedimientos, gastado recursos cuantiosos, contratos muy grandes, y esto en un período muy largo, de más de cuatro años, pero todavía estamos en la fase de que ninguno de esos proyectos se ha iniciado y todavía les faltan algunos de los hitos más importantes. Entonces estamos en lo que uno podría llamar el punto crítico de las cosas. A veces en Colombia somos muy dados a celebrar antes de tiempo. Celebramos el inicio de los procesos, la presentación de ofertas y la adjudicación. No quiero sonar como poco optimista, pero esa es la parte fácil y lo difícil viene ahora.

¿El país sí va a estar en obra rápido? ¿Cuál es la parte difícil?

Generalmente los problemas vienen en tres frentes que están por darse. Primero los cierres financieros —conseguir la plata—; segundo, hacer y que le aprueben los diseños; y tercero, ejecutar las obras. Si uno se pone a ver dónde han estado los cuellos de botella, ha sido en estos tres puntos. Un proceso licitatorio si no sale bien se vuelve a licitar; si no llega nadie, se vuelve a abrir, y basta recordar el lío de Commsa, que duramos 10 años arreglándolo, y ese no fue un lío de adjudicación, sino de cierre financiero.

¿Qué vamos a ver este año?

Entre agosto y noviembre, los proyectos de la primera ola de 4G tienen que hacer el cierre financiero. Eso implica ver quiénes son los que van a poner el capital y de dónde va salir y quién va a poner la deuda. Es un primer test muy importante, porque este monto de recursos nunca se ha puesto en Colombia, ni de capital ni de deuda, nunca en estas condiciones, ni paralelismo de proyectos. Si no se consigue la plata, si las fechas no se cumplen y la gente tiene problemas para eso, obviamente las obras van a sufrir. Paralelamente vamos a tener la discusión de los diseños finales. Muchos de esos proyectos son de alta complejidad de ingeniería, en montaña, con muchos túneles, con muchos puentes, viaductos muy costosos, entonces la ingeniería va a ser crítica.

¿Entonces cuando se verán las primeras obras del 4G?

En la primera mitad del próximo año debemos empezara a ver obras. De esos proyectos que les haya ido bien en las dos cosas anteriores. Yo no creo que vayamos a estar este año, los cronogramas no dan para eso y tenemos tres retos muy grandes por superar, antes de que esas obras se vean.

¿Cuál es la prioridad en este proceso?

Poner a andar y superar esos retos de los proyectos que fueron adjudicados el año pasado. Porque si alguno de estos empieza a tener problemas, ahora que estamos hablando de la segunda ola, pues va a ser más complicado. Usted quiere ver que al primero que va en la fila le vaya bien, para que usted se meta detrás. Si al primero no le va tan bien, eso va ser muy difícil.

¿Hay dinero para fondear esos proyectos?

Sumando todos los recursos que hay en la banca, los fondos de pensiones, más las multilaterales, sí alcanzaría para financiar, es decir, es un problema de disponibilidad total de recursos, y yo creo que la respuesta es “hay plata”. Sin embargo, esa es una respuesta muy simplista, que no va a reflejar la realidad

¿Por qué?

Sabiendo que hay plata en general, yo me pregunto: ¿Esos recursos van a llegar a todos los proyectos en las condiciones que lo necesitan? Una cosa es que haya plata y otra cosa es que llegue a los proyectos y que llegue en los tiempos necesarios.

¿Los proyectos licitados sí van a resolver los problemas de infraestructura del país?

Es difícil contestar. No hay una Unidad de Planeación de Transporte, algo así como existe en el sistema energético con la UPME, que defina el derrotero del sector, como lo hizo el energético con un plan a 20 años que va a garantizar que el país no se apague. En vías es un poco menos planeada la expansión, ya que primero se comprometieron los recursos con los proyectos de 4G y ahora se está pensando hacer el Plan Multimodal de Transporte. Hay que pensar muy bien si vale la pena hacer este ejercicio después de que ya nos gastamos la plata.

¿Qué hacer con las salidas urbanas?

Esas son las obras que hay que hacer. Yo hubiera tachado tres o cuatro de las de 4G para dotar a las capitales, especialmente a Bogotá y Medellín, de salidas y circunvalares.

 

[email protected]

 

Temas relacionados