El rublo se recupera

La moneda de Rusia aumentó agudamente el miércoles en la tarde, luego de que el ministerio de finanzas dijera que comenzaría a vender cambio extranjero, que el primer ministro descartara imponer controles de capital y que el banco central revelara sus medidas amigables con el mercado.

Vladimir Putin dice que el golpeado rublo no refleja el estado de la economía./ EFE

El rublo tuvo otro día volátil luego de pasar de 58,27 a 80 con respecto al dólar, y luego regresar a 70 el día martes. El miércoles fluctuó en la mañana, antes de volver a fortalecerse a 62,1 por dólar, que es un aumento de 9,4% con respecto al martes.

Dimitri Medvedev, el primer ministro, fue citado por las agencias de prensa locales diciendo que el rublo estaba subvalorado y que “se ha desconectado de los fundamentos y no refleja el estado de la economía”.

“No hay ningún punto en imponer una reglamentación extremadamente estricta en esta área, como ha sucedido en periodos anteriores. Eso no ayuda a nadie”, añadió, supuestamente. “Nuestras acciones futuras deberían estar basadas en los mecanismos del mercado”.

Más temprano, el ministro de finanzas dijo que estaba dispuesto a vender cambio extranjero para ayudar a sostener a la golpeada moneda. Los cables de agencias dijeron que el ministerio estaba preparado para vender US$7.000 millones.

No es claro si el banco central, que tiene aproximadamente US$400.000 millones en reservas de cambio extranjeras, había intervenido y comprado el rublo. En su actualización estadística diaria, dijo el miércoles que vendió el lunes US$1.960 millones, pero no dio detalles sobre comercios más recientes.

Andrei Belousov, un asesor del presidente Vladimir Putin, dijo que el gobierno y el banco central estaban “trabajando seriamente para detener este bacanal en el mercado de divisas”.

El banco central dijo que estaba preparando medidas para proveer, de ser necesario, capital adicional a los bancos de Rusia y a las compañías financieras, e impondría una mora temporal sobre la revaloración de los títulos de los portafolios de los bancos.

Medvedev también se reunió con miembros del gobierno, el banco central y líderes de grandes exportadoras como Rosneft, Gazprom, Lukoil y Severstal, en la tarde del miércoles.

Según la oficina de prensa del primer ministro, en la reunión las grandes compañías exportadoras de Rusia discutieron sus obligaciones de repagos de deuda extranjera. Medvedev les dijo a los directores ejecutivos que se habían reunido que su comercio de moneda extranjera debería ser “rítmico y estable” para evitar una volatilidad en el rublo, añadió.

La agencia de prensa Interfaz citó a Medvedev diciendo que los controles de capital no eran necesarios.

Tim Ash, un analista de Standard Bank, describió la maniobra del ministro de finanzas como “algo increíble”, dadas las significativas reservas del banco central.

“Si el banco central tiene US$413.000 millones de reservas, porqué el ministro de finanzas está siendo llamado a meterse las manos en el bolsillo. Es como si estuviera revisando debajo del diván”, dijo.

“En todo el tiempo que llevo en esta industria no creo que alguna vez haya visto que una moneda tenga unos cambios tan bruscos. El rublo se está volviendo imposible de comercial, y quizás eso sea lo que quieren los bancos centrales”, añadió.