El salario mínimo se discutiría a puerta cerrada

Se prevé que el incremento salarial para el próximo año sea de 4,5%, lo que implicaría que el pago mensual a los trabajadores sea de $643.720.

Este lunes 15 de diciembre venció el plazo fijado por la Constitución colombiana para que la mesa de concertación del salario mínimo, integrada por los gremios empresariales y los representantes de las centrales obreras, fijaran el incremento salarial que regirá durante el 2015.

Al finalizar la reunión de este lunes, el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, confirmó lo que varios analistas estaban esperando, pues anunció que todavía no se había llegado a un acuerdo. Por ello, el Gobierno optó por ampliar el período de negociación hasta el último día disponible por la ley.

Seguiremos conversando hasta el último minuto del próximo 29 de diciembre, pues el 30 tendrá que fijarse el decreto, que aspiramos, sea concertado. Es por esto que seguiremos promoviendo las reuniones privadas y bilaterales para buscar acercar las partes y haremos todos los esfuerzos entre empresarios y sindicatos”, destacó el ministro.

A pesar de la voluntad del funcionario de agotar todas las medidas e instancias para que las dos partes lleguen acuerdo, el panorama es cada vez más oscuro.

Las siguientes reuniones no serán como las anteriores, ya que no necesariamente los diálogos entre el Gobierno, los empresarios y los trabajadores se harán de manera simultánea. Es por esto que el ministro de Trabajo le contó a El Espectador que se podría considerar que la nueva etapa de negociación se realizará a puerta cerrada.

El problema de no llegar a un acuerdo entre los representantes de las centrales obreras y los empresarios radica en que por ley, el Gobierno debería fijar el nivel del salario mínimo para 2015. Y teniendo en cuenta que la productividad de referencia es de 0,8% y que la inflación total de 2014 sería de alrededor de 3,7%, es probable que el incremento salarial para el próximo año sea de 4,5%, lo que implicaría que el pago mensual a los trabajadores sea de $643.720.

Teniendo en cuenta que en la reunión de la semana pasada las partes presentaron sus propuestas de crecimiento del salario mínimo para 2015, en la que los gremios empresariales ofrecieron 4,2% y los representantes de las centrales obreras propusieron 9,5%, queda claro que la negociación y un posible acuerdo es cada vez más complejo.

Los empresarios son los que menos tienen que perder en caso de no llegar a un acuerdo y que consecuentemente el Gobierno fije por decreto el incremento salarial para 2015, pues el salario mínimo crecería solo 0,3% más de lo que ofrecieron inicialmente, mientras que los representantes de las centrales obreras se quedaría con 4% menos de lo que propusieron.

Además todavía no es claro el sentido de prolongar el período de las negociaciones, considerando que la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) expresó que no deberían continuar los diálogos, ya que entre los sindicalistas hay una preocupación sobre lo que han denominado ‘las promesas incumplidas del Gobierno’ en lo referente al tema pensional y al cambio de horario de los recargos nocturnos.

“Y por el otro lado, por las nuevas coyunturas económicas, los gremios empresariales explicaron que es absolutamente imposible ni siquiera un minuto de cooperación en el tema de los recargos nocturnos”, agregó el ministro de trabajo.

Sin embargo, el presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Julio Roberto Gómez, precisó que “la propuesta del 9.5% estamos dispuestos a flexibilizarla y planteamos nuestra disposición a continuar los diálogos a que haya lugar”.

 



[email protected]