Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 36 mins

El sindicato que tiene a McDonald’s contra las cuerdas en Estados Unidos

Empleados de las franquicias de la cadena de comida se unieron a la manifestación. La organización ‘Lucha por US$15’ dice que propuesta de la californiana de aumentar salarios sólo a sus colaboradores es un “truco publicitario”.

El salario mínimo federal no aumenta en Estados Unidos desde 2009. /Bloomberg

 Los bajos salarios de los trabajadores de los restaurantes de McDonald’s en los Estados Unidos fueron el toping que derramaron el McFlurry. Semanas antes de que se llevará a cabo una de las manifestaciones más grandes de la historia de ese país hecha por empleados con salarios bajos, la multinacional aumentó la quincena de sus empleados, sin embargo, aclaró que esta medida no cobijaba a más de 12.500 restaurantes franquiciados, 90% de los establecimientos, a los que respeto la autonomía.

Esta decisión enfureció a miles de personas que laboraban allí y los convirtió en una de los grupos con mayor influencia en las marchas que se llevarán a cabo en más de 200 ciudades de Estados Unidos, donde hace cerca de cinco años no aumenta el salario mínimo. A ellos, se unirán empleados de Wallmart, los encargados de los domicilios, trabajadores de guarderías y profesores adjuntos.

“Sentí que era injusto. No entiendo por qué no nos trataron de la misma manera”, dijo Brandy Lucas, un trabajador que ganaba US$ 7.30 por hora en una franquicia en Carolina del Norte. “En cada McDonald’s, los trabajadores hacen el mismo trabajo y llevan el mismo uniforme. No entiendo por qué no recibo un aumento de sueldo como todo el mundo”, aseguró Lucas al periódico británico The Guardian.

Aunque, incluso, el presidente, Barack Obama, ha pedido, sin éxito, un aumento a US$10,10 la hora, el mínimo legal vigente federal se estancó en US$7,25 la hora desde 2009.

Mientras tanto, la organización sindical ‘Lucha por US$15’, que es lo que exigen por el pago de cada 60 minutos trabajado, se ha encargado de llevar a cabo una cruzada en contra de la propuesta de McDonald’s, la que calificó de “truco publicitario” y la utilizaron para lograr más adeptos a su movimiento.

Según el rotativo inglés, Kendall Fells, líder de ‘Lucha por US$ 15’, dijo: “Muchos de los trabajadores se sienten como si hubieran recibido una cachetada. Una gran cantidad de personas que no conocían la organización están listos para unirse. El anuncio está haciendo que la protesta 04/15 sea más grandes que nunca”.

En medio de las críticas, funcionarios de la cadena aseguran que un aumento del 10% en el valor de la hora es un impulso muy importante. Y por eso, además de pagar más, según Easterbrook, su empresa generaría subsidios, esto si incluyen a los trabajadores de franquicias, para que logren adelantar estudios universitarios on line o terminar su bachillerato.

Sin embargo, el profesor Ken Jacobs, director del Centro de Investigación y Educación Laboral en la Universidad de California, considera que si existiera una voluntad real por parte de McDonald’s habría diseñado incentivos para que también sus franquicias subieran los salarios.

Tesis que fue rechaza por la vocera de la empresa, Heidi Barker, pues muchos de estos restaurantes pagan por encima del salario mínimo federal. “McDonald’s no puede determinar los salarios establecidos por nuestros más de 3.100 franquiciados en Estados Unidos”.

Pero en palabras de Jacobs, la cadena de restaurantes ha decidido no intervenir en el sistema laboral de las tiendas que no pertenecen a la compañía pues podría ser etiquetado como empleado conjunto por la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB por sus siglas en inglés).

De recibir este “título”, McDonald’s podría ser responsabilizado en casos en los que los franquiciados despidan empleados, no cumplan con el pago de horas extras o violan las leyes de seguridad.

Mañana se sabrá, con la manifestación si el combo que adquirió la empresa, por el tamaño del problema, será una Big Mac o una Cajita Feliz.

Vea la nota completa aquí