Conversatorio de Colombia 2020

hace 3 horas

El costo del transporte en Colombia subió más que el salario mínimo

En las principales ciudades del país las tarifas de los pasajes subieron más que el incremento del 5% que el Gobierno fijó para el auxilio de transporte.

Quedan pocos días para que termine enero, mes en el que los más de 1,7 millones de trabajadores que ganan el salario mínimo recibieron el incremento salarial de 7% que el Gobierno fijó unilateralmente el pasado 30 de diciembre. A la fecha, la polémica en torno a esta remuneración no ha terminado, pues ante el Consejo de Estado ya van siete demandas radicadas reclamando la inconstitucionalidad del decreto de incremento salarial de 2016. Y entre los que interpusieron el recurso se encuentran las tres centrales sindicales más importantes de Colombia, el procurador y un concejal de Bogotá.
 
Por el momento la atención se la ha llevado el incremento de 7% que dejó el salario mínimo para este año en $689.454, y poco se ha discutido que el Gobierno el pasado 30 de diciembre también subió en 5% el auxilio de transporte mensual hasta los $77.700. Pero a medida que las diferentes empresas de transporte masivo de las ciudades del país anuncian el alza de sus tarifas, esta ayuda toma cada vez más importancia. Sobre todo porque hasta el momento todo indica que sería otra fuente de pérdida de poder adquisitivo.
 
Por ejemplo, en Bogotá el alcalde Enrique Peñalosa anunció que el pasaje de Transmilenio pasará de $1.800 a $2.000 a partir del 3 de febrero, lo que representa un incremento del 11,11%. Es decir, la tarifa de este medio de transporte subió en 5,11% más que el incremento del auxilio de transporte. Y aunque todavía esté vigente el subsidio a las personas que hagan parte del Sisbén 1, hay incertidumbre por una posible cancelación de esta ayuda en la actual administración. 
 
Los trabajadores que ganan el mínimo en Medellín también están perdiendo poder adquisitivo. La tarifa de los buses pasó de $1.800 a $1.900, representando un incremento de 5,5%. Además, los diferentes tipos de pasajes que se pueden conseguir en el metro de la capital de Antioquia aumentaron en promedio 7,55%.
 
En Cali sigue la polémica por el anuncio del incremento de la tarifa en el sistema de transporte MÍO. Actualmente el pasaje está en $1.700, y las autoridades han manifestado que el costo por viaje tendría un aumento de entre $50 y $150. Es decir, esta ciudad tendría un incremento en el costo de transporte de por lo menos 3% en 2016, y podría llegar a 8,82% en el peor de los casos.
 
Por su parte, el Metrolínea de Bucaramanga anunció el pasado mes de diciembre que el pasaje iba a subir 13%, de $1.850 a $2.100. Sin embargo, las autoridades de este medio de transporte anunciaron que se encuentran estudiando la posibilidad de rebajar el pasaje.
 
Frente a la diferencia entre el subsidio y las nuevas tarifas, el viceministro de Empleo y Pensiones, Luis Ernesto Gómez Londoño, explicó que “el Gobierno fijó el incremento del auxilio de transporte en 5%, porque en diciembre la inflación de este rubro se ubicaba cerca del 4,8%. Debido a que no hubo consenso entre sindicatos y gremios empresariales, se tuvo que decretar este aumento de manera unilateral, y tratamos de hacerlo de una forma que contemplara las expectativas y necesidades de ambas partes”.
 
Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, indicó que “el subsidio de transporte nació con el fin de que los trabajadores no tuvieran que sacrificar los ingresos propios para poder llegar al trabajo. Pero debido a la desconexión que hay entre las métricas con las que el Gobierno fija el incremento de este subsidio cada año, y entre los factores que determinan los costos operativos de los medios de transporte, muchas veces esta ayuda se queda corta. Además, es necesario volver a la anterior regulación en la cual había auxilios diferenciados entre las zonas rurales y urbanas”.
 
Miguel Morantes, presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), le contó a El Espectador que piensa hacer una solicitud formal al Gobierno para que revise el auxilio de transporte. De acuerdo con el sindicalista, “los costos en las tarifas de los pasajes han tenido un incremento de entre 12 y 20%, dependiendo el medio, lo que está provocando que los trabajadores estén sacrificando sus propios ingresos para poder llegar al trabajo”.
 
Si bien el salario mínimo subió 7% y la inflación de 2015 fue de 6,77%, los $1.482 de ganancia que representa esta diferencia no son suficientes como para asegurar que los trabajadores no tendrán que sacar de su bolsillo el dinero para ir a trabajar y volver. Al realizar la suma de los $77.700 del auxilio  y los $1.482 del incremento salarial real en 2016, el resultado sugiere que el presupuesto mensual de transporte sería de $79.182. Y dado que cada mes tiene en promedio 22 días hábiles, los trabajadores tendrían disponible por día $3.599 para hacer el recorrido de ida y de vuelta. Un presupuesto que sólo alcanzaría para el sistema MÍO de Cali, si es que su pasaje sólo sube $50.