Eldorado llegará al límite en 2018

Dos nuevos aeródromos tienen que empezarse a construir de inmediato. Las inversiones del sector en los próximos años superarán los $2.500 millones.

En cinco años el aeropuerto Eldorado de Bogotá no tendrá capacidad para seguir creciendo y su saturación por el lado aire será inevitable.

Así lo advirtió el director de la Aerocivil, Santiago Castro, al señalar que todo está listo para que el presidente en el próximo consejo de ministros le dé luz verde al plan de expansión aérea de la región capital, donde se deberán invertir cerca de US$ 2.500 millones en los próximos años.

El primer proyecto corresponderá a un aeropuerto complementario, que estaría ubicado a 45 minutos de Eldorado, en un área de 700 hectáreas, donde sería llevada la operación de Catam y la corporativa.

Este aeropuerto tendrá una pista de 3.300 metros de largo y 45 de ancho y contará con dos calles de rodaje que dividiría las dos operaciones, lo que permitiría mayor comodidad y seguridad (ver gráficos).

El otro es un aeropuerto adicional, que tendría dos pistas similares a las actuales, en un área de 1.000 hectáreas donde se atendería la operación de pasajeros y de carga y también estaría en inmediaciones de la sabana.

Estas dos iniciativas deben ejecutarse con urgencia. “La idea es que cuando se sature Eldorado, las obras ya estén listas para entrar en operación”, explicó.

El director añadió que lo que se busca con esta iniciativa es interconectar los tres aeropuertos con un sistema ferroviario, lo que permitiría una conectividad entre terminales en menos de 20 minutos.

Esta expansión estaría atada a la realización de obras complementarias en Eldorado, como la ampliación de 900 metros de la pista norte, con lo cual se llevaría a 4.700 metros. Adicionalmente la construcción de calles de rodaje para facilitar la operación y el carretero eficiente y el cruce que permita que las aeronaves agilicen su operación.

Castro señaló que el aeropuerto complementario se podría ejecutar por obra pública o por una Asociación Público Privada (APP), ya que la operación militar y la privada no generan los recursos para concesionarlo.

En cambio, el de las dos pistas tomaría el camino de la concesión, sin descartar la figura del APP.

Castro, quien ha sido criticado por señalar que el aeropuerto no se quedará pequeño, considera que si bien el movimiento de pasajeros creció más de lo previsto, también el área del aeropuerto Eldorado se incrementó, al pasar de 130 mil metros cuadrados, que tenía el contrato inicial a 190 mil, de los cuales se han entregado 100 mil metros cuadrados y para julio de 2014 deben estar listo el resto que corresponde al  muelle nacional, lo que mejorará la operación.

El aeropuerto puede crecer hacia el puente aéreo sin siquiera tocarlo y donde está Catam se construirían los terminales T4 y T5, los cuales se interconectarían con el terminal unificado internacional y nacional a través del primer tren subterráneo a lo largo de 1,5 kilómetros.

Si bien la construcción de infraestructura ha sido el dolor de cabeza del Gobierno, expertos consideran que el sector aéreo es el que está sacando la cara y lo que esperan es que se cumplan todos estos planes por el bien del país.