Empleos en Brasil no garantizan un sueldo, sube la morosidad

La indemnización obligatoria por despido protege a los trabajadores en Brasil, mientras que también desincentiva a los empleadores.

El atraso de los sueldos en Brasil se convirtió en un problema más grande a finales del año pasado.Bloomberg News

Para los millones de brasileños que se encuentran sin trabajo y que luchan por pagar sus préstamos, el sueño de conseguir un empleo podría no resolver sus problemas.

Solo pregúntele a Eneas Vinieri, un afilador de herramientas que trabaja en Mecano Fabril Ltda., empresa que fabrica repuestos para automóviles en Osasco. El año pasado, Vinieri, que ha estado en la compañía durante 31 años, comenzó a recibir su salario en forma tardía cuando las ventas de Mecano disminuyeron y su sede central fue confiscada en una batalla judicial, haciendo que los pagos de remuneraciones se atrasaran hasta en tres meses.

Las brechas salariales provocaron que el hombre de 53 años de edad no pudiera seguir pagando el préstamo de 9.500 reales (US$2.700) que tomó para construir una nueva habitación en su casa, por lo que vendió el auto de la familia para liquidar la deuda. La maniobra lo mantuvo a flote hasta que la compañía comenzó a pagar los salarios de nuevo, pese a que un acuerdo judicial redujo los sueldos y las horas de trabajo de todos los empleados de Mecano. Un funcionario de la empresa de Vinieri no devolvió las llamadas telefónicas en busca de comentarios sobre los salarios faltantes.

Varios brasileños enfrentan el mismo problema. En una encuesta que se realizó este año a los deudores atrasados en sus pagos, un 26 por ciento culpó a los salarios faltantes, frente al 3 por ciento del año anterior, según Recovery do Brasil Consultoria SA, la mayor empresa de gestión de activos en riesgo de Latinoamérica. Entre 25.000 encuestados un 24 por ciento culpó al desempleo, mientras que un 45 por ciento dijo que el principal motivo era el exceso de deuda.

El atraso de los sueldos se convirtió en un problema más grande a finales del año pasado, dijo Andre Calabro, que está a cargo del cobro de los préstamos impagos en Recovery. Los empleadores en Brasil generalmente enfrentan costos más altos en el cuarto trimestre, periodo en el que deben pagar bonificaciones que normalmente equivalen al salario de un mes. La recesión de Brasil ha hecho que ese pago sea aún más difícil para las empresas y los gobiernos locales, según Calabro, cuya empresa es controlada por Itaú Unibanco Holding SA.

La indemnización obligatoria por despido protege a los trabajadores en Brasil, mientras que también desincentiva a los empleadores a realizar recortes de personal. Los paquetes en Brasil incluyen al menos 30 días de salario más tres días adicionales por cada año de trabajo y pueden llegar a un máximo de hasta 90 días adicionales. Los empleadores también deben pagar una multa del 50 por ciento con respecto al balance existente en el fondo de garantía de ahorro para los empleados, denominado FGTS.

La situación es tan grave que una gran cantidad de empresas podría evitar el despido de empleados, a pesar de que necesitan reducir las nóminas, porque no tienen suficiente dinero en efectivo para gastar en paquetes de indemnización”, dijo en una entrevista Marco Maciel, economista de Bloomberg Intelligence en Brasil.

Temas relacionados

 

últimas noticias