Innpulsa es la entidad estatal que promueve la innovación

“Emprendedores deben convencerse de que el dinero no es lo más importante”: presidente de Innpulsa

Noticias destacadas de Economía

Ignacio Gaitán, presidente de Innpulsa, habla sobre las actividades en las que más incursionan los colombianos a la hora de montar un negocio, sus errores más frecuentes y los principales retos del sector emprendedor.

Una de las apuestas del Gobierno consiste en hacer del emprendimiento y las industrias creativas motores de la economía nacional. Además de apoyarse en entidades como el Mintic, el Sena y el Ministerio de Comercio para este propósito, el Gobierno confiere esta responsabilidad a Innpulsa, un organismo adscrito al Mincit que promueve el desarrollo empresarial y del emprendimiento en el país mediante programas de acompañamiento, financiación y organización de eventos.

Lea también: Para dónde vamos en crecimiento y empleo

Según cifras de Innpulsa, en 2019 llegaron a 27.000 emprendedores mediante proyectos de mentalidad y cultura emprendedora y movilizaron cerca de $150.000 millones en capital para emprender. Además, su programa más importante, Aldea, consiguió acelerar 600 proyectos, 30 % más que en 2018. El Espectador habló con Ignacio Gaitán, presidente de la entidad desde agosto de 2018, sobre su visión del emprendimiento en Colombia, la Ley de Crecimiento y los retos que vienen para 2020.

¿En qué actividades están emprendiendo los colombianos?

Hay mucho emprendimiento relacionado con el turismo, el ecoturismo y el desarrollo de juegos. Además, hoy, un 15 % de lo que atendemos son industrias TIC y un 7 % corresponde a la agroindustria. Otros sectores en los que incursionan son alimentos y bebidas, consultorías, comercio, educación y un menor porcentaje en temas de salud.

Pocos emprendimientos sobreviven a los primeros tres o cinco años. ¿Cuál es su lectura sobre los proyectos que han acompañado en esta etapa?

Los trámites siguen siendo una barrera importante. Estamos trabajando en ello con el programa Colombia Ágil. Ya tenemos más de 1.613 intervenciones lideradas por el Mincit. Otro tema es el de la financiación. Generalmente, el valle de la muerte se asocia con el poco acceso que tienen los emprendedores a créditos, por eso creamos un fondo llamado Innpulsa Capital, que permite el acceso directo tanto a deuda como a capital para que los emprendedores puedan fortalecerse. Y definitivamente, los emprendedores necesitan estar conectados con empresas, con otros emprendedores, y capacitarse, por eso lanzamos los campos de emprendimiento que se llaman C Emprende. Hoy estamos conversando en la misma mesa con todo el ecosistema, hablamos con aceleradoras, alcaldías, gobernaciones y cámaras de comercio. Hemos creado todo un espacio para hacer un país de emprendedores y que ellos se sientan más acompañados.

¿Qué claves le daría a un emprendedor para ir por la senda correcta?

La primera es tener humildad. Yo creo que las competencias humanas son lo más importante, por ejemplo, a la hora de buscar dinero, crear relaciones o solo para oír lo que tienen que decir los mentores. Segundo, convencerse de que el dinero no es lo más importante. A veces hay un afán solo por generar dinero y los emprendedores deben entender que sus negocios son evolutivos y tienen que ir cambiando. La tercera es que estudien y adquieran las competencias que sus negocios les demanden.

¿Cuál es un error en el que suelen caer los microempresarios?

Centrarse mucho en el capital. Es importante, pero de pronto también lo es una buena mentoría o tener un espacio para hablar con otros emprendedores, para conectarse con el ecosistema.

¿Qué papel juega el emprendimiento en la generación de empleo?

Hoy tenemos emprendedores que ya están generando empleo. Solo en el programa Aldea tenemos más de 4.000 puestos creados; lo malo es que solo el 26 % son mujeres. De esta preocupación por el tema de género en el emprendimiento nació hace diez meses un programa que se llama Empodera, de fortalecimiento de competencias de empoderamiento de género.

¿Cómo les ha ido con esa apuesta por el emprendimiento femenino?

Creo que nos habíamos demorado en sacar programas para mujeres. No había suficientes programas que las apoyaran en el ecosistema. Estaban esperando a que hubiera instrumentos que les permitieran cerrar brechas y generar competencias. Queremos llegar a por lo menos un 40 % de mujeres emprendedoras en nuestros programas.

¿Cómo pinta la Ley de Crecimiento para los innovadores?

Creo que hay una combinación muy interesante entre lo que era la ley pasada y esta. La disminución del impuesto a la renta genera mayor confianza y mayores niveles de inversión. Y no hay mejor forma de generar equidad que al lograr inversión. Los mecanismos para incentivar a los sectores de emprendimiento e industrias creativas y agropecuarias, y la tarifa diferencial en el tema del impuesto de renta al sector turismo, terminaron de complementar lo que la ley anterior había dejado como marco para fortalecer al emprendimiento. Además logramos la inscripción de cerca de 8.200 emprendedores al régimen simple, de los cuales 5.500 eran personas jurídicas y el resto personas naturales.

En estos momentos, ¿cuáles son los grandes retos del sector?

He encontrado que los emprendedores nos conocen mucho y aspiran a lograr apoyo de programas como el nuestro, el del Fondo Emprender, del Sena, o el del Apps.co, del Mintic. Pero el gran reto es llegar a ellos y no que ellos tengan que buscarnos a nosotros.

Le recomendamos: Emprendimiento "verde" de bolsas en Medellín busca reducir uso de plásticos

¿Y de los emprendedores?

El país habla del emprendimiento como la gran apuesta. Y quiero decirles a los emprendedores que crean en eso, porque la cantidad de oferta de acompañamiento que hay es incalculable. De hecho, ya creamos el portal que se llama Innovamos.gov, en donde estamos tratando de subir toda la oferta unificada de emprendimiento e innovación del Estado. Hay ofertas que no se aprovechan lo suficiente y ahí tenemos la labor de comunicar mejor.

Comparte en redes: