Ideal para zonas marginadas

Emprender para combatir el desempleo juvenil

Noticias destacadas de Economía

En Colombia el desempleo juvenil es más del doble que el nacional. Tanto los gobiernos de la Alianza del Pacífico como el sector privado destacan la importancia de que las nuevas generaciones apuesten por crear empresa.

Durante el cuarto encuentro de jóvenes de la Alianza del Pacífico que, en colaboración con el gobierno suizo y Nestlé, se realizó esta semana en Ciudad de México, hubo dos grandes temas: emprendimiento y las oportunidades laborales para las nuevas generaciones. Una de las grandes conclusiones de los diferentes talleres y paneles con expertos es que son conceptos complementarios, una sinergia que puede ayudar a enfrentar el fuerte desempleo juvenil que presenta la región.

Las cifras más recientes (2018) del Banco Mundial muestran que el desempleo entre los jóvenes (15-24) en América Latina y el Caribe es de 17,6 %, mientras que el promedio de esta región es de 8 %. De hecho, en Colombia el indicador de desocupación es de 19 % (y el nacional es de 9,1 % para el 2018).

Le puede interesar: El 86 % de jóvenes en estratos 1 y 2 tienen condiciones laborales precarias

Las causas del desempleo juvenil están bien estudiadas y son prácticamente las mismas entre los países de América Latina: “La falta de experiencia, la falta de oportunidades laborales (para generar esa experiencia) y la desconexión entre las habilidades y conocimientos que enseñan las entidades educativas y las que demanda el sector productivo”, explicó Luisa María Alcalde, secretaria de Trabajo de México.

Hay algunas experiencias internacionales que representan una solución a estos problemas, como el modelo suizo de educación dual: trabajar estudiando o estudiar trabajando, incluso desde el colegio. Una política que permite que el desempleo juvenil en Suiza sea del 7,9 %. Además, en México programas como Jóvenes Construyendo Futuro proponen vincular masivamente a estudiantes con mentores, es decir, empresas, para que durante un año aprendan habilidades y conocimientos y así queden enganchados en el mercado laboral.

Dentro de las iniciativas para combatir el desempleo juvenil también están creciendo aquellas que se enfocan en el emprendimiento. De hecho, en Colombia uno de lo pilares de la nueva política de empleo (que se anunció hace un mes) es precisamente incentivar la creación de empresas para generar nuevas plazas de trabajo. Además, el Fondo Emprender del SENA enfocará sus esfuerzos de este cuatrienio en dar recursos de entre $50 millones y $120 millones, condonables, a proyectos productivos en el campo colombiano que estén enfocados en la economía naranja.

Las cifras muestran que, en efecto, hay una relación entre el emprendimiento y el empleo: según Angels Venture, en los últimos dos años América Latina ha captado más de US$2.000 millones de inversión para startups, la mitad dirigida a los países de la Alianza del Pacífico. Debido a estos emprendimientos se ha logrado generar más de 25.000 nuevos puestos de trabajo.

También hay que destacar que el emprendimiento tiene un componente altamente transformador en las zonas en los que se realiza, un instrumento ideal para los territorios marginados y con pocas oportunidades laborales. Así lo cree Yineth Rentería, una emprendedora chocoana, cofundadora de Mentors4U y representante de los jóvenes de la Alianza del Pacífico.

“En el Chocó ya nos estamos quitando el discurso de que todo debe darlo el Gobierno, o alguien más, y estamos empezando a tomar el cambio en nuestras manos. Muchos de mis amigos están tomando al emprendimiento como una primera alternativa, en vez de quedarse esperando a que les llegue una oportunidad. Venden productos artesanales, abren tiendas virtuales o crean otros proyectos que le apuesten a explotar la riqueza natural y cultural de la región. Yo quiero volver a mi región para ayudarla y hacerla crecer”, dijo Rentería.

Asimismo Laurent Freixe, CEO de Nestlé para las Américas, destaca la importancia del emprendimiento agroindustrial: “Necesitamos ver un cambio generacional en las zonas rurales. Por ejemplo, en el Eje Cafetero colombiano la edad media de los caficultores es de sesenta años. Tenemos que incentivar a que los jóvenes emprendan en el campo. Desde el sector privado podemos ayudar de diferentes formas, como por medio de la asesoría técnica y con opciones de financiamiento. Y, por supuesto, desde empresas como esta podemos apoyar con medidas como incluir estos agroemprendimientos dentro de nuestra cadena de suministros. Pero es necesario que los emprendedores ofrezcan productos de muy alta calidad, a un precio competitivo, pero sobre todo que nos aporten con su creatividad: con nuevos productos o nuevas formas de vender”.

Durante el cierre del evento, los países de la Alianza del Pacífico y 76 empresas (incluyendo Nestlé) se comprometieron a crear 35.000 oportunidades de empleo para jóvenes hasta el 2020. Iniciativas que estarán enfocadas en la capacitación, generación de experiencia y el efectivo enganche de los jóvenes en el mundo laboral.

*Artículo posible por invitación de Nestlé.

Comparte en redes: