Escrutinio a solidez de datos del FMI

Un estudio del FT sobre incrementos tributarios y recortes al gasto halló limitaciones en la investigación del Fondo Monetario Internacional.

Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo Monetario Internacional.
Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo Monetario Internacional.AFP

El último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el panorama económico mundial, donde sugería que los aumentos tributarios y los recortes al gasto serían tan dañinos como para eliminar los efectos que busca lograr, ha sido el tema principal en las reuniones anuales de esta semana en Tokio.

Aunque Olivier Blanchard, su principal economista, tuvo cuidado de no extraer de allí conclusiones contundentes sobre política económica, otros han señalado la investigación como prueba de que los esfuerzos de reducción de déficit por parte de los gobiernos son equivocados.

El Financial Times hizo un ejercicio para replicar y evaluar el trabajo del FMI y sus resultados sugieren que cuando los múltiplos (es decir, la relación entre los esfuerzos de reducción de déficit y el crecimiento económico) son muy grandes, hay diferencias según el país que se utilice en el análisis y según el período temporal elegido.

La mayoría de las economías, como la británica, pensaban que la reducción de déficit golpearía el crecimiento, pero que por cada 10.000 millones de libras en incrementos tributarios o recortes al presupuesto, la producción se reduciría tan sólo 6.000 millones de libras (un múltiplo de 0,6). La investigación publicada esta semana por el FMI dice que los estimativos son sistemáticamente bajos y que “los múltiplos actuales son mucho más altos y están en un rango entre 0,9 y 1,7”.

El FMI llegó a la conclusión utilizando un simple modelo estadístico con 28 países, eligiendo algunos de la UE y otros países avanzados. Específicamente, halló que sus pronósticos de crecimiento de 2010 para el período entre 2009 y 2011 eran en general demasiado optimistas para los países que decidían llevar a cabo una reducción de déficit y demasiado pesimistas para los que planeaban estimular sus economías.

A partir de esto concluyó que su propio estimativo para el peligro que causó la consolidación fiscal fue demasiado pequeño porque la reducción de déficit es más dolorosa cuando las tasas de interés están cerca a cero, y los otros países también están consolidando sus presupuestos.

Pero al publicar la tabla, el trabajo del FMI parecía depender demasiado de Grecia y de Alemania, así que el FT intentó replicar el trabajo del FMI.

Al comienzo de la revisión, el diario halló que no estaban todos los datos en la página web del FMI. El FMI también incluyó a Rumania, Bulgaria, Hungría, Polonia y Corea del Sur, pero excluyó a Nueva Zelanda y los países de la UE que habían tenido estrategias exitosas de reducción de déficit, como Estonia, Letonia y Lituania. El fondo tenía buenas razones para excluir a Nueva Zelanda (el terremoto de febrero de 2011), pero países como Grecia y Alemania también podrían tener elementos que las hicieran igual de excepcionales.

Además, los resultados del FMI se presentan como generales, pero están limitados al período temporal elegido. Los pronósticos de 2010 sobre déficits no son buenos para predecir errores en los pronósticos de crecimiento para 2010 o 2011 cuando los años se analizan individualmente. Sus pronósticos no son buenos para predecir nada.

Los economistas contactados estaban preocupados por la fortaleza de las técnicas empleadas. Jonathan Portes, director del Instituto Nacional para la Investigación Social y Económica del Reino Unido, dijo que los estudios que cruzan varios países pero utilizan pequeñas muestras no prueban nada, aunque cree que los múltiplos son grandes. El profesor Carlos Vegh, de la Universidad de Maryland, dijo que las pruebas sugerían que los múltiplos en los distintos países tendrían variaciones muy grandes y “el ejercicio de intentar predecir el crecimiento para los distintos países utilizando esencialmente un único múltiplo es inútil”.

Cuando el FT contactó al FMI, Blanchard dijo que el trabajo había sido “revisado por todos los departamentos del fondo y se verificó su solidez. Aunque siempre existe la posibilidad de que haya resultados anómalos, el proceso es riguroso; mucho más riguroso que para un artículo en una revista académica”.

 

últimas noticias