Esculcarán Sisbén para frenar desangre en los subsidios

La recolección y actualización de datos también permitirá proveer información útil para el diseño de política en el posconflicto, señala el documento elaborado por el Departamento Nacional de Planeación.

La pobreza económica será medida en el nuevo Sisbén. / Bloomberg
La pobreza económica será medida en el nuevo Sisbén. / Bloomberg

Un verdadero revolcón en el Sisbén se propone hacer el Gobierno desde este año, buscando medir el verdadero nivel de pobreza del país de forma que el proceso de focalización garantice que los programas sociales lleguen a la población más vulnerable. La centralización de la base de datos comenzará en 2017 y se implementará de manera gradual hasta la finalización del barrido del Sisbén IV en 2019.

La recolección de datos también permitirá proveer información útil para el diseño de política en el posconflicto, señala un informe del Gobierno. Se prevé que el operativo comience en junio de 2017 y finalice en diciembre de 2019, con una interrupción en el primer semestre de 2018, cuando se desarrollarán procesos electorales.

El cronograma diseñado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) indica que desde este año se espera realizar la recolección de información en 232 municipios y el cierre de 11 departamentos. Para 2018, la programación es llegar a 358 municipios y tres departamentos adicionales y un año después alcanzar 512 municipios y 19 departamentos restantes.

La revisión busca que los “colados” del Sisbén sean castigados, sacándolos del sistema y quitándoles los subsidios que hayan obtenido de manera irregular con mentiras sobre su situación económica y social, señaló el director de Planeación Nacional, Simón Gaviria. Poner esa lupa sobre el Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios (Sisbén) va a demandar una inversión superior a los $132.732 millones de aportes de la Nación y las regiones.

Actualmente, el sistema sirve de instrumento para la focalización de veinte programas sociales del Gobierno Nacional, que cuentan con un punto de corte definido como criterio de elegibilidad de la población para vincularse al programa. Desde sus inicios en 1995, el sistema ha mostrado falencias, a tal punto que se considera que “ha perdido su capacidad de aproximarse a la situación socioeconómica de los hogares, conduciendo a que personas pobres no queden clasificadas como potenciales beneficiarios de programas sociales”. Se busca que las ayudas lleguen a manos de beneficiarios que no requieren de subsidios.

Recientemente, el Ministerio de Hacienda reveló un informe destacando que “en Colombia el gasto en subsidios es de proporciones mayúsculas”. Según cálculos del Departamento Nacional de Planeación, a 2014 el gasto anual en subsidios fue de $70,8 billones. “Puesto en perspectiva, esto equivale al 9,4 % del PIB nacional de ese año o 35,4 % del Presupuesto General de la Nación de la vigencia ($199,8 billones); una cifra mayor que la del rubro destinado al pago de la deuda nacional”, resalta el informe.

Para 2014, los subsidios sociales fueron de $69,5 billones (98,3 % del total), mientras que los productivos fueron tan sólo de $1,2 billones. Dice el informe del Ministerio de Hacienda que el tamaño de los subsidios sociales en términos absolutos estuvo en constante aumento, “pasando de $49,6 billones en 2010 a $71,8 (billones) en 2015”.

Colados en la mira

Para garantizar la depuración del Sisbén, Planeación Nacional trabaja en un plan de contingencia para el manejo de riesgo enfocado principalmente en la prevención del fraude y el manejo adecuado de procesos en la base de datos.

“Este plan incluirá una resolución que establezca los protocolos de control de calidad de las bases de datos, para definir los procesos que deben adelantar los municipios para realizar ingreso de personas u hogares, actualización de datos, suspensiones y exclusiones, aplicación de encuestas por verificación, y solicitud de exclusión de fichas en los casos de muerte, cambio de domicilio, o información incompleta”, precisa el informe. El plan operativo de la recolección de información deberá estar elaborado en mayo de 2017.