Colombia2020 y Rutas del Conflicto lanzan plataforma para seguir el pulso al acuerdo de paz

hace 4 horas

España, con 6 millones de desempleados

La crisis en Europa le está cobrando por ventanilla a los ibéricos. Casi 240.000 personas perdieron su trabajo en los primeros tres meses del año.

La cantidad de españoles desempleados ha aumentado a más de 6 millones por primera vez en la historia reciente del país, poniendo de relieve la profundidad de las dificultades económicas de España, y generando presión sobre los líderes de Europa para que solucionen la crisis social que se extiende en la periferia sur del continente.

Según la oficina nacional de estadística de España, casi 240.000 personas perdieron sus empleos en los primeros tres meses del año, lo cual lleva el número promedio de desempleados a 6,2 millones. La tasa de desempleo aumentó por más de 1 punto para llegar a 27,16%. Esto es peor de lo que predijeron muchos economistas.
La oficina de estadística también reveló que casi 2 millones de los 17,4 millones de hogares españoles no tienen ni a una persona que esté empleada.

Este último aumento en la cifra de desempleo seguro les dará municiones adicionales a los críticos de la respuesta que la Unión Europea le ha dado a la crisis financiera y económica en países como Grecia, Portugal y España.

Durante el último mes se ha generado una reacción en contra de las políticas de austeridad que apoya Berlín, y que hasta ahora han sido apoyadas e impuestas en Madrid. Esto en medio de las advertencias que se han hecho sobre cómo esta posición empeora la situación económica, a causa de los recortes al gasto y de los aumentos en los impuestos. José Manuel Barroso, el presidente de la Comisión Europea, capturó el espíritu de esta tendencia a principios de la semana, cuando dijo que las medidas de austeridad habían perdido el apoyo de la población.

El Fondo Monetario Internacional les hizo el jueves un llamado a los administradores públicos de Europa, para que tomaran medidas más decisivas para generar un aumento en el crecimiento y para crear empleo.

“El riesgo del estancamiento no es remoto frente a un crecimiento débil, mercados fragmentados, balances dispares y reformas completadas a medias”, dijo David Lipton, director encargado del fondo.

Lipton dijo que el Banco Central Europeo (BCE) debería implementar “más medidas no convencionales” para relajar los requisitos para obtener crédito en la atribulada periferia sur de la Eurozona.

Muchos analistas creen que el BCE reducirá su tasa de interés principal por un cuarto de punto durante su reunión de concejo de gobierno el 2 de mayo. No obstante, el BCE también considera medidas para atacar la llamada fragmentación financiera en la Eurozona, para hacer que los costos de los préstamos en los países periféricos sean más parecidos a los de los países centrales. Las medidas podrían incluir relajar las reglas colaterales para los bancos de la periferia, o incluso compras de deuda cooperativa de países del sur de Europa por parte del BCE.

Las cifras más recientes que provienen de Madrid también ponen de relieve la división cada vez mayor entre la grave situación económica en el terreno y el reciente optimismo de los mercados hacia España. Los inversionistas se han hecho de deuda española y han reducido los retornos sobre los bonos a sus niveles más bajos en más de un año.