A la espera de aumentar las exportaciones

De una tasa de cambio por encima de $1.900 dependería un repunte de las ventas externas. Gobierno destacó desempeño manufacturero.

La caída de 7,3% en las exportaciones nacionales en los cuatro primeros meses del año, la cual se acentuó en abril debido a una reducción en las ventas de combustibles y productos mineros, podría, según expertos, corregir su rumbo en lo que resta del año para llegar a la meta exportadora del Gobierno para 2013: US$60.000 millones. Una de las razones para esta estimación es el debilitamiento del peso, que tiene al dólar en niveles superiores a los $1.900. Sin embargo, factores como la baja productividad no dejan de preocupar.

La tendencia negativa de combustibles y productos mineros vista en abril (la disminución en exportaciones fue del 17%) se contrarrestó, según el director del DANE, Jorge Bustamante, gracias a un crecimiento de 44% en las ventas de productos agropecuarios como flores y banano. También tuvieron buen comportamiento las exportaciones manufactureras, las cuales incrementaron 22% en abril.

Pese a estas señales, en el entorno persisten las alertas. Según un informe del Banco de la República, los precios de bienes exportados por Colombia, como carbón, níquel y café, “se encuentran por debajo del promedio”. Adicional a esto, el Emisor prevé que el valor de los productos que vende el país puede reducirse “más de lo previsto en el escenario bajo”.

En opinión del exministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry, a las exportaciones colombianas les han pasado factura este año asuntos como un precio del petróleo más bajo, una reducción en la producción de carbón (debido a la parálisis de actividades de empresas como Cerrejón y Drummond) y una afectación en la producción de textiles y manufacturas por la vía de la tasa de cambio. “A esto se suma que China y Europa se están desacelerando”.

Aun así, Echeverry confía en que las exportaciones puedan retomar su senda de crecimiento (como se vio en 2011 y 2012), impulsadas por una devaluación del peso, que, al parecer, será permanente. “Esta se deriva de un cambio en la política de Estados Unidos; el dólar va a mantenerse más fuerte. A lo anterior se agrega que problemas laborales como la huelga en Cerrejón ya fueron superados. Este año las exportaciones sí pueden pasar la barrera de los US$60.000 millones”.

Alberto Naranjo, director del programa de economía de la Universidad de la Sabana, asegura que el tema de mejoría en la tasa de cambio probablemente puede ayudar a incrementar las exportaciones. Sin embargo, señala que es preocupante el tema de la productividad, como factor determinante para que Colombia aumente sus ventas externas.

“Si uno quisiera estructuralmente aumentar las exportaciones colombianas, la productividad laboral —que es muy baja en el país— debe ser mayor. En el horizonte no se ven mejoras en esto. Tampoco se ven cambios en la institucionalidad”, explicó Naranjo, quien está convencido de que los precios internacionales de las materias primas no le ayudan al país y que la dinámica exportadora continuará al vaivén de los productos minero-energéticos (como petróleo y carbón).

Sergio Díaz-Granados, ministro de Comercio, Industria y Turismo, resaltó que el aumento de las exportaciones manufactureras en lo corrido de este año ha compensado la reducción de las ventas minero-energéticas.

“No podemos dejar que los temas coyunturales minimicen los logros alcanzados. Nuestros sectores no minero-energéticos han transformado la oferta exportadora. Ya no dependemos de los mismos productos ni de los mismos compradores”, concluyó el ministro Díaz-Granados.

 

[email protected]

@hector_sandoval