Esta semana se sabrá si asalariados pagarán más

Se debe restablecer el tributo a los dividendos y el de las remesas y no aumentar el IVA, considera un catedrático de la Universidad Nacional. Alejandro Carlos Chacón y Óscar Darío Pérez serán los coordinadores de la ponencia en el Congreso.

La nueva carga tributaria recaerá sobre las personas y favorecerá a las empresas. / Archivo
La nueva carga tributaria recaerá sobre las personas y favorecerá a las empresas. / Archivo

Puede un ministro de Hacienda dar la sensación de que quiere hacer un sistema tributario mucho más amigable cuando “no se puede estar seguro de nada, salvo de la muerte y de los impuestos”, como dijo Benjamín Franklin. Nunca antes, en días previos a la presentación de una reforma tributaria, se había registrado tanta incertidumbre en el país por cuenta de una nueva carga tributaria que debilitará el bolsillo de los contribuyentes. El ambiente político por culpa del resultado adverso del plebiscito enmarca esa discusión.

Lo cierto es que el Gobierno se propone conseguir una cifra cercana a los dos puntos del Producto Interno Bruto, es decir, cerca de entre $12 billones y $16 billones, que podrían recaudarse de forma gradual. La prioridad es calidad antes que cantidad; aumentar el recaudo es importante, pero mejorando el sistema tributario para fomentar la competitividad. Se busca aliviar la carga de los que hoy pagan mucho, castigando a los que no tributan en la medida de sus ingresos. No se escaparán las personas naturales que tienen una tasa de tributación baja o cuentan con exenciones. Se ampliará la base del IVA y del impuesto de renta, es decir, nuevos colombianos tendrán que presentar su declaración de renta.

Entre mañana y el jueves, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, develará lo que empresarios y el resto de contribuyentes han estado buscando: el proyecto de la reforma tributaria estructural.

La columna vertebral de la reforma tiene que ser incremento del IVA, recorte del impuesto de renta a las empresas, tributo a los dividendos, que se reforme el régimen de entidades sin ánimo de lucro y un ataque frontal contra la evasión. El escenario base de la mayoría de analistas es que la reforma tiene que ser implementada gradualmente. “Si se sabe plantear bien, el IVA se puede incrementar, pero gradualmente, un punto o medio por año”, dijo Daniel Velandia, director de research de la firma Credicorp Capital. “El ambiente político más caldeado después del plebiscito va a poner al Ministerio (de Hacienda) a presentar una reforma más amigable desde el punto de vista político, y eso incluye la posibilidad de que los impuestos que se van a incrementar se hagan gradualmente, para que no haya un debate álgido y para que la misma economía no se vaya a ver muy afectada”.

La renta para más personas

La comisión tributaria propone que el impuesto de renta de personas se oriente “a ampliar la base gravable a través de la racionalización de los beneficios y deducciones y la modificación de la estructura de tarifas y el nivel del tramo exento, con el fin de promover la equidad del impuesto y aumentar su recaudo. Ello a su vez permite balancear la carga del impuesto entre personas naturales y jurídicas”. El informe recuerda que, incluyendo las personas naturales a las que se les practica retención y no declaran renta, “el número de contribuyentes es un poco mayor a los 1,8 millones. El recaudo del impuesto de renta personal es menos del 1 % del PIB y representa solamente 15 % del impuesto total sobre la renta”.

Propone modificar la actual tabla de rangos y tarifas impositivas para las personas naturales; contempla incluir un rango adicional de ingresos para completar cinco (incluyendo el de tarifa 0 %), y tarifas para los cinco rangos: 0 %, 10 %, 20 %, 30 % y 35 %. “Las personas naturales van a terminar pagando más, pero no porque suba el impuesto efectivamente, sino porque se deberían acabar privilegios”, dice Velandia. El 70 % de los impuestos en Colombia lo pagan las empresas y el 30 % las personas naturales. La tributación colombiana tiene tantas arandelas que impiden que las personas de más altos ingresos paguen más, señala el analista de Credicorp Capital.

Las recomendaciones de la comisión “permitirán una estructura de impuestos más progresiva, más cercana a los estándares internacionales y más congruente con la competitividad que requieren las empresas colombianas para contribuir al desarrollo del país mediante la inversión, la innovación y la generación de empleo”. El deterioro en la cuenta externa y en el frente fiscal “hace inminente presentar una reforma tributaria estructural que vaya en la piedra angular de que el IVA al 19 % en un curso de tres años permitirá incrementar el total del recaudo que hoy llega a 14 % del PIB y en la región es del 17 %, luego estaríamos llegando al 16 %”, dice Sergio Clavijo, presidente de ANIF.

El profesor Orlando Villabona, de la Universidad Nacional, considera que el desmonte del impuesto al patrimonio no debe beneficiar a las personas naturales, como lo proponen los expertos, y recuerda que este impuesto lo pagan el 0,11 % de las personas naturales, “es decir, que el 98,9 % no lo paga”. Está bien que lo eliminen para las empresas. Considera que no se debe elevar el IVA porque es “un impuesto regresivo que afecta a la clase media y a los más pobres”. Cree que se debe restablecer el impuesto a los dividendos y el de las remesas.