'Estamos contentos en el país'

Scott Chorna está en la capital para asistir a la inauguración de la segunda franquicia de la marca hoy en Bogotá. Dice que la apertura de locales en Colombia fue la más fuerte en el mundo.

Scott Chorna, vicepresidente internacional de Johnny Rockets, restaurante norteamericano. /Cristian Garavito

La cadena de restaurantes norteamericana Johnny Rockets llegó hace cinco meses a Colombia. Desde su apertura, el primer local en Bogotá ha recibido más de 20 mil personas mensualmente.

En su visita al país, Scott Chorna, vicepresidente internacional de la marca, dijo que su apuesta está en Latinoamérica y que Colombia es pieza clave en la expansión.

¿Qué tan importante es el mercado colombiano con respecto a los de Brasil y Chile, economías fuertes de la región?

Es muy fuerte porque está creciendo, porque la clase media, que son los clientes para restaurantes como Johnny Rockets, está creciendo a un ritmo acelerado.

¿Qué características tiene el cliente colombiano? ¿Cómo han logrado atraparlo?

En Latinoamérica todos los públicos son similares, tienen afinidad con la cultura americana. Es un medio propicio para que las marcas como nosotros crezcan, porque a las personas les llama la atención lo americano. Todos están abiertos a recibir nuevas marcas y nuevas experiencias.

Johnny Rockets está en Colombia hace cinco meses, ¿cuál es su balance?

La marca ve a Colombia como la apertura más fuerte en el mundo. Vemos un gran potencial y estamos muy contentos con lo que pasa acá.

Nutresa compró la cadena de comida rápida El Corral, ¿qué lectura le dan a este negocio? ¿En qué los afecta?

Apenas estamos empezando en el mercado, queremos seguir fortaleciendo la marca. Lo que pasa a nuestro alrededor nos afecta, pero no va a ser muy directamente. Seguiremos atendiendo a nuestros invitados de la mejor manera.

¿La competencia fuera de EE.UU. se da entre las marca locales y las de su país o más bien son las norteamericanas compitiendo entre sí?

Cuando las marcas empiezan, es más un tema de competencia entre las americanas, pero a medida que el mercado se desarrolla, en el caso de Colombia, los restaurantes norteamericanos se convierten en una opción para los consumidores y ya no es un tema de Johnny Rockets contra las norteamericanos, sino posicionado en las marcas que hay.

¿Somos buenos consumidores de hamburguesas?

Hemos tenido magnífica recepción. Después de cinco meses hemos superado las expectativas. Estamos atendiendo a 20 mil personas al mes.

También están incursionando en Asia, ¿cómo han logrado ingresar a un mercado tan distinto?

La idea de Johnny Rockets es vender un pedazo de Estados Unidos, pero al llegar a diferentes países la marca tiene que adaptarse a la cultura. Estamos abiertos a incluir dentro de la carta sabores e ingredientes que hagan que la hamburguesa sea más afín a los gustos de ese consumidor, pero sin dañar la idea. Por ejemplo, en Corea del Sur consumen mucho ajo, entonces le agregamos este ingrediente.

¿Y en India?

Ha sido uno de los países más complejos para adaptarse, porque no comen carne, entonces damos la opción de búfalo, hamburguesa vegetariana o pollo, pero sin cambiar la idea de la marca, se sigue viendo la misma hamburguesa, pero con otros ingredientes. Allí ya vamos a abrir nuestro tercer restaurante.