La estrategia para salvar a Burger King en Colombia

Kinco, una de las compañías que opera la franquicia en el país, llegó a un acuerdo de reorganización y anunció la búsqueda de inversión por parte de la casa matriz para abrir más establecimientos en Colombia.

Archivo

La gigante de las hamburguesas y las papas, Burger King, no solo seguirá en el país, sino que prevé aumentar su número de establecimiento en el país. Kinco S.A.S, una de las operadoras de la franquicia en Colombia, llegó a un acuerdo de reorganización que fue confirmado por la Superintendencia de Sociedades.

La deuda de la empresa asciende a $15.051 millones, entre créditos de primera ($1.360 millones), segunda ($2.799 millones), cuarta clase ($5.516 millones) y quinta clase ($5.375 millones), sin embargo, el acuerdo, votado por la mayoría de los acreedores, estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2030, es decir, 14 años, y la compañía señaló que no se descartan pago anticipados.

En la audiencia pública, Hernando Lugo, representante legal, señaló que una de las estrategias para el acuerdo han sido los esfuerzos de la casa matriz por proveerse de productos locales, principalmente, la carne, el pollo y las papas. Anteriormente, el 80 % de estos era importado, sin embargo, dijo Lugo, esa cifra hoy corresponde a los productos producidos en el país.

A pesar de la crisis, el representante legal de la compañía señala que los usuarios no han resultado afectados gracias al apoyo que han recibido por parte de los proveedores y la mayoría de los acreedores, y añadió que la casa matriz de Burger King se encuentra en la búsqueda de la inversión extranjera para aumentar el número de establecimientos en Colombia, donde funcionan un total de 33, pero tiene un potencial de 80.

“Las perspectivas sobre Colombia son muy buenas. El país sigue siendo atractivo y estamos trabajando para que este negocio siga creciendo aquí”, concluyó Lugo. Kinco S.A.S entró a reorganización en junio de 2015, según se argumentó, por el “incremento de la tasa de cambio, que originó un Ebitda negativo, ya que los ingresos operacionales no alcanzaban a cubrir los costos y gastos”, señaló la Supersociedades en un comunicado.

El de Kinco S.A.S. es el primer proceso de reorganización dentro de la iniciativa de representantes legales como administradores de su propia insolvencia, que promueve la Supersociedades.