Estratos 5 y 6, los que más planean sus gastos

Las brechas en educación e inclusión financiera entre las ciudades y las zonas rurales, así como entre los de niveles socioeconómicos altos, medios y bajos, volvieron a quedar en evidencia en la más reciente encuesta de medición de capacidades financieras de los países andinos (Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia), hecha por el Banco de Desarrollo de América Latina.

El estudio tomó en el caso de Colombia una muestra de 1.261 personas mayores de 18 años, hombres y mujeres en igual cantidad, 61% ocupadas (y el resto inactivas o desempleadas), 18% habitantes de zonas rurales y 82% de ciudades, la mayoría de estratos dos y tres.

Entre los resultados se destaca que en los hogares colombianos hay una tendencia a compartir los gastos entre hombres y mujeres, todavía con un predominio leve de ellos. El 38% del género masculino dijo tomar las decisiones y 27%, compartir la responsabilidad con su pareja. El 28% de las mujeres aseguraron decidir sobre el uso del dinero en su casa y 29% dijo acordarlo con su pareja.

En cuanto a brechas entre niveles educativos y socioeconómicos, el 78% de los hogares estrato 5 y 6 afirmó hacer un presupuesto para el manejo del dinero, mientras de los de estrato 1, sólo 54% hace esa tarea. Los 3 y 4 son similares, con 67 y 68%, respectivamente.

El estrato 2, sin embargo, resulta particular. El 49% de estos hogares dijo hacer un presupuesto, un porcentaje menor al del estrato 1. Asimismo, 8% de los hogares de estrato 2, que tienen una cuenta de ahorro, deja una parte del dinero en el banco, frente a un 9% del estrato 1.

Si bien la diferencia en el manejo estratégico del dinero no es abismal entre los dos niveles socioeconómicos más bajos, sí existe una diferencia, de acuerdo con Miguel Achury, vicepresidente de Planeación de Bancamía, por dinámicas de ingreso distintas. Según él, el estrato 1 tiende más a tener una actividad laboral dependiente o a tener un ingreso estable, como el incentivo de Más Familias en Acción. “El estrato dos puede tener más exposición a ejercicios microempresariales”, pero también buscar financiación poco conveniente, como el llamado gota a gota.

A nivel general, el 39% de los encuestados no ahorra y 43% actualmente no tiene ningún producto financiero (41% de los que habitan en ciudades y 52% de los rurales). De los urbanos, 71% dijo haber oído hablar de lo que es una tarjeta de crédito, frente a un 55% de los que viven en el campo.

 

últimas noticias