Estudios gringos buscan entrar a Bollywood

Las películas de Bollywood son famosas por sus finales optimistas, pero la industria tras ellas también tiene mucho que celebrar: este mes cumple cien años, y en el Festival de Cine de Cannes, que se celebró la semana pasada, debutó Bombay Talkies, una cinta dedicada a la herencia cinematográfica de la nación.

La creciente industria del cine indio está expectante ante el aterrizaje de los americanos./ AFP
La creciente industria del cine indio está expectante ante el aterrizaje de los americanos./ AFP

Los cineastas de India también pasan por una buena situación financiera, al tiempo que un boom en las pantallas de los multiplex atrae un récord de audiencias a sus espectáculos de canto y baile. Esto hizo que el año pasado fuera el más exitoso en ventas de su historia.

Se cuece además una revolución administrativa en un negocio que nació con la primera proyección de una película muda en Bombay, en marzo de 1913, la cual se inició con la llegada de algunos de los nombres más importantes para la industria del entretenimiento a nivel mundial.

Los grandes estudios de Estados Unidos, como Disney, Viacom y Fox, intentan ganar una porción mayor del mercado de cine de India, que es el más prolífico y popular del mundo, al producir más de 1.000 películas al año y vender más de 3.000 millones de boletos el año pasado.

El dinero es una motivación: se proyecta que los ingresos totales de las películas indias aumentarán por más de la mitad durante los próximos cuatro años, para llegar a US$3.600 millones, según consultores de KPMG. Esto ayudaría a que el país sobrepasara al Reino Unido como el quinto mercado más grande en ventas de películas en el mundo. Sin embargo, la apertura hacia los forasteros es igual de importante, en especial para los actores internacionales que están buscando un nuevo crecimiento en el mundo en desarrollo.

“¿Cuál de los grandes mercados emergentes de cine está tan exento de regulaciones como el de India? Aquí no hay restricciones. Cualquiera puede venir y hacer lo que quiera”, dijo Ronnie Screwvala, director ejecutivo de Disney UTV, la productora de cine más grande de la India por ingresos.

“El otro mercado potencialmente grande, China, está repleto de limitaciones sobre cuántos grupos extranjeros pueden hacer y distribuir películas”, dijo.

Disney es el más importante de los nuevos actores, luego de su adquisición el año pasado de UTV, un grupo grande de películas y de televisión de la India. Fue un negocio de US$454 millones.

Es posible que Viacom lo siga pronto, pues los observadores de la industria esperan que el conglomerado estadounidense compre lo que resta de su negocio conjunto por mitades con Network 18, una compañía de medios de la India.

News Corp., de Rupert Murdoch, también sobresale cada vez más con su división de Fox Star Studios, que se basa en el éxito de Star India, su negocio de televisión por cable, que tiene mayor tamaño y estabilidad.

Pero según Jehil Thakkar, director de medios de entretenimiento de KPMG en Bombay, los nombres más grandes de Hollywood han debido lidiar con un reto extraordinario al intentar penetrar el mercado de la India: la poca disposición de los espectadores locales a ver sus películas.

India ha sido inusualmente resistente a las películas importadas en inglés. Las cintas extranjeras tan sólo lograron el 9% de las ventas de taquilla el año pasado, en comparación con el 50% de ventas que lograron en China.

Temas relacionados