ETB inicia su camino 4G

La Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá ha invertido más de US$350 millones para, además, lograr cubrimiento nacional. En cinco años espera ser el cuarto operador móvil.

Según Saúl Kattan, presidente de ETB, en el cuarto trimestre la compañía sería la primera del país en cobrar sus servicios en una única factura. / Archivo

El objeto más valioso en la oficina de Saúl Kattan Cohen, presidente de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), es un viejo y pesado teléfono fabricado por Siemens en 1932. Un aparato que, más allá del valor sentimental o económico que pueda tener, representa el futuro inmediato para la compañía: con él se realizó ayer la primera llamada de prueba sobre redes 4G (LTE).

Ese es el primer paso de la intensa carrera por el mercado que la empresa iniciará en el cuarto trimestre, el momento escogido para el lanzamiento de su portafolio comercial de servicios 4G (telefonía móvil, internet de alta velocidad, telefonía fija y televisión por suscripción), en donde la movilidad será su caballito de batalla. De eso quiere asegurarse el propio Kattan con una inversión que supera los US$350 millones y que le permitirá superar un escollo histórico al ofrecer cobertura más allá de la capital, su zona de influencia.

“Llegaremos a otras ciudades gracias al acuerdo de compartición de redes que tenemos con Tigo”, expresó el ejecutivo. Ese pacto, que incluye además a Une y Movistar, será la clave para que en cinco años, según estimaciones corporativas, pueda sumar una participación en telefonía móvil del 10%. “Aspiramos a ser el cuarto actor del mercado. Sabemos que estamos en un mercado muy competido y con una concentración alta en un solo operador, pero tenemos la intención de competir con un servicio diferenciado”, añadió.

Una muestra de ello es su oferta de internet móvil, con velocidades de descarga de 30 megabits por segundo (Mbps) y de 15 Mbps para alojar contenidos. Es uno de los principales componentes de un plan a mediano plazo compuesto por dos fases: la primera, de conquista del usuario bogotano (cuenta hoy con 1,5 millones de hogares conectados a su red de fibra óptica, por la cual también ofrece el servicio de televisión por suscripción), contará con la renovación de oficinas de atención al cliente y la apertura de puntos de venta donde, además de servicios, ofrecerán dispositivos móviles.

La segunda implicará la expansión a nuevas ciudades. En la mira se encuentran Medellín, Cali, Bucaramanga y Pereira, donde ETB ha desplegado anillos de fibra óptica. En general, se trata de una meta que supondrá inversiones progresivas y que la compañía planea ejecutar con los $700.000 millones que tiene disponibles de flujo de caja y por el producto de su operación, que el año pasado generó ingresos operacionales de $1,36 billones (aumentaron 1,31% frente al ejercicio anterior) y una utilidad operacional de $144.292 millones (se redujo en 16,27%).

Sin embargo, ese gasto alto puede marcar el futuro de su operación 4G. “Su proyección de convertirse en el cuarto operador del mercado es agresiva, por no decir optimista y, para lograrla, supondría un alto costo en la adquisición y el mantenimiento de usuarios. En un ejercicio simple, si invirtieran $100.000 en cada uno de los 5 millones de usuarios que dicen van a conquistar, tendrían que aportar más de US$260 millones adicionales al presupuesto de infraestructura”, explica José Otero, presidente de la consultora Signals Telecom.

Claro que en la batalla por el servicio partirían con cierta ventaja, teniendo en cuenta la saturación de las redes de sus competidores. Aun así, las falencias técnicas podrían presentarse cuando los usuarios de ETB llamen a otros operadores: “Ellos no sabrán que los inconvenientes son por el cambio de red. Eso podría restarle usuarios, en especial en un mercado sin cláusulas de permanencia mínima”, agrega.

 

[email protected]

Temas relacionados