Europa, diferencias de gasto

Las posiciones se endurecieron con respecto al próximo presupuesto a largo plazo de la Unión Europea (UE), que incluye recortes que superan los 50.000 millones de euros y al cual el Reino Unido y sus aliados catalogaron de tímido y la Comisión Europea rechazó por ser demasiado duro.

Las reacciones revelan agudas divisiones en torno al presupuesto, que cubre alrededor de un billón de euros en gastos de 2014 a 2020 y que han sido exacerbados por una prolongada caída económica. También señalaron la dificultad de forjar un compromiso entre el bloque de 27 miembros durante una cumbre de líderes de la Unión Europea, que comenzará en Bruselas el 22 de noviembre.

El nuevo plan fue presentado por Chipre, actual presidente de la UE y que se suponía debía acelerar estas negociaciones. Marca la primera vez que la línea dura se ha insertado en la llamada “caja de negociaciones” que diseña planes de gasto, luego de más de un año de diálogo entre los estados miembros.

La comisión presentó su propuesta hace un año y solicitó 1,033 billones de euros para financiar subsidios agrícolas, investigación y desarrollo, infraestructura y otros ítems. La propuesta de la comisión también incluyó casi 60.000 millones de euros adicionales en gastos por fuera del presupuesto.