Eurozona cae en deflación

El colapso en la cotización del petróleo hizo que los precios al consumidor en la región cayeran 0,2%.

En noviembre de 2014, la inflación creció 0,3%. / Bloomberg

Los precios en la Eurozona están cayendo por primera vez en más de cinco años, fortaleciendo la posición a favor de que el Banco Central Europeo (BCE) revele un paquete de compras de bonos por parte del Gobierno a finales de este mes, a pesar de la desaprobación de Alemania.

El colapso en los precios del petróleo hizo que los precios al consumidor en la Eurozona cayeran 0,2% en el año que terminó en diciembre de 2014, dijo el miércoles Eurostat, la oficina de estadística de la comisión. La cifra fue ligeramente peor que el declive de 0,1% que esperaban los economistas.

La última vez que el área de la moneda única estuvo en deflación fue en octubre de 2009. Se espera que los precios decrezcan de nuevo en enero, cuando las caídas más recientes en los precios del crudo reduzcan el costo de los bienes de consumo.

La caída más reciente, con respecto a un incremento de 0,3% en noviembre, le dará fuerza a los llamados a favor de una acción más agresiva por parte del BCE. Los principales funcionarios de esta institución han dicho que habrá un programa de relajamiento cuantitativo por temprano en enero 22.

Howard Archer, economista de IHS Global Insight, dijo que la caída eran “graves noticias para el BCE”.

No obstante, la inflación principal en el área de la moneda ha sido menor a 1% durante más de un año, y este período extendido de débiles presiones sobre los precios ha generado preguntas respecto a la credibilidad de la promesa del BCE de mantener la inflación por debajo pero cerca a 2%.

James Ashley, el principal economista europeo de RBC Capital Markets, dijo que mientras los precios del petróleo pueden ser en parte responsables de la caída hacia el territorio de la deflación, “una pregunta mucho más importante es por qué la inflación está cerca a 0%”.

“A nuestro parecer, la verdad inconveniente para los administradores públicos es que, en buena medida, esto es un reflejo del fracaso de la política tanto fiscal como monetaria”, añadió.

Mario Draghi, el presidente del BCE, se ha enfrentado a su homólogo del Bundesbank, Jens Weidmann, con respecto a la incomodidad que siente el presidente del banco central de Alemania hacia un relajamiento cuantitativo. También se cree que Berlín ve de forma negativa la política, temiendo que le quite presión a los estados miembros más débiles para reformar sus economías. No obstante, no se espera que la canciller Ángela Merkel se oponga públicamente al relajamiento cuantitativo.