Eurozona no avanza

La crisis de Ucrania y la falta de inversión impactaron negativamente a la economía.

Los principales bancos de Europa le piden al Banco Central Europeo que lance un plan de salvamento económico. / EFE

La recuperación económica de la Eurozona se ha detenido, generando llamados para que el Banco Central Europeo (BCE) inicie una compra masiva de bonos que ayude a que el bloque crezca nuevamente y evite que caiga en la deflación.

El Producto Interno Bruto se mantuvo igual entre abril y junio, en comparación con el crecimiento de 0,2% del primer trimestre, según dijo el jueves Eurostat, la oficina de estadística de la Comisión Europea. También confirmó que la inflación en julio cayó a su punto más bajo en cuatro años y medio: 0,4%. Esto es menos de la cuarta parte del objetivo del BCE, que es un poco menor a 2%.

La pobre cifra estuvo cercana a lo que se dio en el centro del bloque, con partes de la periferia superando las expectativas. Alemania, que provee más de la cuarta parte de la producción de la Eurozona, se contrajo 0,2% entre abril y junio. Fue su primera contracción desde el fin de 2012, en parte a causa de la falta de inversión y por el ánimo pesimista generado por la crisis de Ucrania y las sanciones a la economía de Rusia. Francia no registró crecimiento. Italia dijo la semana pasada que había caído en su tercera recesión desde 2008.

El oscuro panorama económico en la Eurozona, que amenaza con intensificar el debate en Bruselas con respecto a la necesidad de más reformas lideradas por el gobierno a raíz de que Francia dijera que no cumpliría con su objetivo de déficit, contrasta con el cambio en otras economías avanzadas.

La producción del Reino Unido ha aumentado 3,1% durante el último año y Estados Unidos ha crecido 2,4%, en comparación con el 0,7% de la Eurozona. Ambos estados han superado sus picos anteriores a la crisis, pero la economía del bloque monetario sigue siendo más pequeña que antes del colapso de Lehman Brothers, hace casi seis años.

Los analistas le urgieron al BCE que siguiera el liderazgo de la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra e introdujera un programa de compras de bonos a gran escala, o relajamiento cuantitativo, para añadir liquidez al sistema financiero y contrarrestar la pérdida de impulso.

“Es hora de que el BCE asuma el control y logremos un verdadero compromiso en lugar de las medidas más débiles que se revelaron en junio”, dijo Richard Barwell, economista para Europa del Royal Bank of Scotland. Sin embargo, no se espera que quienes diseñan la política actúen antes del fin de este año.

Holanda creció 0,5% luego de contraerse entre enero y marzo, mientras Portugal se expandió 0,6% y España tuvo un crecimiento de 0,6%.

El decepcionante crecimiento quiere decir que París no logrará su objetivo para déficit este año de 3,8% de la producción económica, que es un paso importante para lograr el obligatorio 3% que exige la UE.