Expertos atenúan pronósticos de El Niño

El fenómeno climático aumenta los precios de la energía mundial y los ‘commodities’ no combustibles, afectando economías de América, África, Asia y Oceanía.

La sequía en varios lugares de Latinoamérica, como Nuevo León, México, ya es intensa y aún no ha comenzado el Niño. / EFE

Los meteorólogos dicen que se ha reducido la probabilidad de que haya un fenómeno climático de El Niño hacia finales del año, generando alivio entre los agricultores y los inversionistas en commodities del mundo.

Según el último boletín de la Oficina Australiana de Meteorología, que es observado muy de cerca, la probabilidad de que el fenómeno climático se presente este año se ha reducido de 70% a 50%, debido a que la atmósfera sobre el océano Pacífico “en buena medida ha dejado de responder”.

El Niño es el aumento de la temperatura en la superficie marina del Pacífico, y se presenta naturalmente cada tantos años para desatar un clima extremo en varias partes del mundo. En el pasado provocó sequías en Australia y en el sur y el sureste de Asia, así como inundaciones en algunos lugares de América Latina.

Los precios de commodities como el cacao habían aumentado este año por la expectativa de El Niño, a medida que los océanos se calentaban. No obstante, la atmósfera, cuya temperatura también aumenta en el caso de El Niño, se ha mantenido neutral, llevando a que se enfríen partes del Pacífico, según los funcionarios de Australia que estudian el clima.

Mientras esa oficina reporta que se ha reducido la probabilidad de que una sequía intensa se presente este año, añade que “una temperatura del agua más alta que el promedio se mantiene en algunas zonas del Pacífico tropical” y que “si ocurriera El Niño, es muy poco probable que sea un evento fuerte”.

El análisis también es un alivio para los administradores públicos, pues el daño que ocasionan El Niño y La Niña, cuyas condiciones climáticas son opuestas, a menudo puede ser severo.

Según un estudio publicado recientemente por la Universidad de Cambridge, el fenómeno climático aumenta los precios de la energía mundial y los commodities no combustibles, de forma que Australia, Chile, Indonesia, India, Japón, Nueva Zelanda y Sudáfrica enfrentarían una breve caída en su actividad económica, así como inflación.

El último pronóstico de científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos apoya la conclusión de los meteorólogos australianos y resalta una “ausencia de respuestas atmosféricas claras y consistentes”.

Calculan que las probabilidades de que se presente El Niño son de “aproximadamente 70% durante el verano del hemisferio norte” y “casi 80% durante el otoño y principios del invierno”, añadiendo que la potencia del evento climático sería “de débil a moderada”.

Un pescador peruano utilizó originalmente el término El Niño para hacer referencia a Cristo, pues se refería a la aparición de una corriente oceánica cálida en la costa de Sudamérica muy cerca de la época de Navidad.