Exportadoras tendrán más financiación

La CAF lanzó un programa con el que busca15 medianas compañías que cumplan dos condiciones: un producto o servicio que sea atractivo en el mercado mundial y que quiera inyectarle innovación a su modelo de negocio.

Víctor Traverso, director representante de CAF para Colombia, explica que las empresas tan sólo deben ingresar a www.caf.com e inscribirse. / Luis Ángel - El Espectador
Víctor Traverso, director representante de CAF para Colombia, explica que las empresas tan sólo deben ingresar a www.caf.com e inscribirse. / Luis Ángel - El Espectador

La caída en la industria, el comercio y la manufactura en Colombia tienen en alerta al Banco de Desarrollo de América Latina, CAF. Y lo está porque, con cifras en mano, llegaron a la siguiente conclusión: “El sector industrial, que es intensivo en mano de obra, en los años 70 contribuía con el 24% del PIB y este año va en menos de 12%. La caída es grande”, dice Víctor Traverso, su director representante para Colombia.

Razón de sobra para pensar en una estrategia que le permita identificar a un grupo de empresas nacionales capaces de recibir apoyo y acelerar su crecimiento en el mercado internacional. O así, en cuentas concretas, es como resume el programa de Empresas de Excelencia Exportadora, que será lanzado la próxima semana y busca, además, cimentar las bases de una política de Estado con la que se eleve la capacidad productiva y exportadora de Colombia.

¿Qué es Empresas de Excelencia Exportadora?

Un programa de transformación productiva. En CAF hemos visto con mucha preocupación cómo Colombia ha perdido competitividad en su sector industrial, manufacturero y agropecuario, y por eso queremos ayudar a las empresas exportadoras para que se conviertan en organizaciones de excelencia.

Y es cuando llegan ustedes...

Creemos que el modelo de industrialización y el de exportaciones no tradicionales empiezan a hacer agua, a peligrar, a generar un problema de país.

¿Por qué?

Porque ha sido un modelo protegido por aranceles altísimos —ahora se han bajado, pero hay sectores que siguen protegidos con el 100%—, y en la Alianza del Pacífico eso está a otros niveles. La tendencia es que se baje, sobre todo si se va a ser socio. La infraestructura está mejorando. Eso era algo así como un arancel natural que hacía más costoso todo. Las industrias en Bogotá y Medellín tenían ese arancel geográfico, por llamarlo así. El modelo del exportador de empresas familiar que exportaba a Quito, a Venezuela, a Lima, protegido por la Comunidad Andina, es de otra época. ¿Qué creemos que hay hacer? Hay que trabajar a nivel de la productividad de la empresa. El Gobierno está haciendo su parte para que los insumos también entren más baratos. Hay que hacer un trabajo a nivel empresarial y este programa está dirigido a los privados. Esperamos que sea sostenible en el tiempo. Hemos puesto dinero para identificar a 10 o 15 empresas campeonas de exportación.

¿Cómo funciona? ¿Cómo se puede acceder a los recursos?

En la página web de CAF hay un logo que dice Empresas de Excelencia Exportadora. Allí se inscribe y debe cumplir con ciertas condiciones, por ejemplo, que no puede ser un exportador tradicional —no puede estar entre las 50 o 100 empresas más grandes ya globalizadas—; esto va dirigido a pequeñas y medianas empresas. Y uno de los criterios es que debe exportar entre US$500.000 y US$50 millones. Lo que estamos viendo es que sean empresas dirigidas al mercado protegido, y queremos encontrar las 10 o 15 que tengan dos cualidades: que su producto o servicio sea atractivo en el mercado mundial, o que tenga mercado para eso, y la otra es que lo quiera hacer. No todas las empresas se han dado cuenta de que el modelo está peligrando porque son familiares, protegidas, poco transparentes con gobiernos corporativos cerrados. Y como la empresas tiene tradición de décadas, preguntan: ¿para qué me mueven el piso si estoy bien?

¿Cuántas empresas esperan?

Esperamos unas 2.000.

¿Y qué es lo que van a ofrecer?

Servicios financieros y no financieros. No es sólo dar plata para cambiar la máquina, damos asesoría en gobierno corporativo, de competitividad. Somos socios con Bancoldex, con Innpulsa, con Analdex, con Proexport. Lo que queremos es focalizar los servicios financieros y no financieros de los bancos, como nosotros, y de los no financieros, como todos los que acabo de nombrar, incluidas también las cámaras de comercio, para que con las 10 o 15 empresas podamos focalizar los servicios que vamos a prestar.

Es el modelo que usaron los coreanos...

Así salieron Samsung, LG, Kia, Hyundai. Y los japoneses hace 30 años lo hicieron. Queremos empresas que se puedan posicionar internacionalmente. Que puedan multiplicar sus exportaciones por 10 con este acompañamiento.

¿Qué tipo de créditos serán?

Son créditos comerciales. Nosotros haremos aportes de capital, préstamos de largo plazo para reconversión industrial. Nuestro compromiso será con esas 10 o 15 empresas.

¿De cuántos recursos estamos hablando para este programa?

Entre los socios y nosotros, para cumplir con esas 10 o 15 empresas más sus planes de negocios, ya hemos puesto US$700.000.

¿Cómo está su exposición anual?

Nosotros tenemos una exposición anual de aprobaciones de entre US$1.200 millones y US$1.500 millones dependiendo del año. A este programa fácilmente le podemos meter US$200 millones cada año si fuera exitoso. Mi expectativa es que una vez que le demostremos al Gobierno que esto funciona, al segundo año bajemos nuestro aporte inicial y que el Gobierno lo adopte como un programa nacional. Hoy lo financiamos con recursos no reembolsables de cooperación técnica.

[email protected]

@EdwinBohorquezA