"Falta de acceso a servicios financieros es una de las trampas de pobreza"

María Clara Hoyos, presidenta de Asomicrofinanzas, resalta de la necesidad de implementar la tecnología para llevar servicios financieros a las zonas rurales más apartadas.

María Clara Hoyos, presidenta ejecutiva de Asomicrofinanzas. Cortesía

En el marco del 7° Congreso Nacional de Asomicrofinancieras, María Clara Hoyos, presidenta de la organización, explica cuáles serían los beneficios de un mayor uso de la tecnología en el sistema financiero.

Resalta que a través de esta, por ejemplo, la penetración del celular en la población, las entidades microfinancieras podrán llegar a poblaciones con menores ingresos, que son fuertemente afectadas por la inflación y hechos coyunturales como el paro camionero.

¿Por qué es tan importante la zona rural?

Ahí está una población importante de microempresarios y negocios propios que están luchando por salir adelante y se ven afectados por factores como la inflación. El paro camionero, por ejemplo, fue terrible para ellos. Esto afecta la calidad de vida de estas personas y desde el gremio estamos impulsado el tema de las microfinanzas, en zonas rurales y agropecuarias, para llevar más servicios a la población más vulnerable.

¿Cuál es esa ventaja del microcrédito en un eventual panorama de posconflicto?

Es la mejor herramienta porque para el microcrédito no se exige que las personas sean propietarias de las tierras, por ejemplo, permitiendo llegar a más población. Además, se utiliza la asistencia técnica para que se conozca del negocio y la economía familiar, que se evite el sobreendeudamiento y se dan consejos para abonar. Es un trabajo integral para mejorar la calidad de vida. 

¿En qué zonas es prioritario trabajar?

Una de las características del gremio es que tenemos bancos universales con cobertura nacional y bancos de nicho donde más del 80 % de su cartera es el microcrédito. Asimismo, tenemos entidades regionales, como las cooperativas de ahorro y crédito, ONG y fundaciones, que conocen bien las regiones y que diseñan productos que se amoldan a las necesidades del momento.

Por eso es uno de los ejes del evento...

Exactamente, así como la tecnología, que también beneficia al crédito urbano del que hemos aprendido mucho. Ahora queremos que muchos actores entren a la industrial y no queremos que sea un tema únicamente de microcréditos, sino también de ahorros, seguros y educación financiera. 

¿Y cómo estamos en tecnología?

Vamos avanzando, pero hay mucho por hacer. Hay temas complicados como el exceso de efectivo y las fallas en la conectividad. Pero esperamos el apoyo del Ministerio de Tecnologías en estos temas. La normatividad también va avanzando y la Superintendencia Financiera ha estado al lado de nosotros todo el tiempo, sin embargo, necesitamos que bancos de segundo piso, como Bancoldex, Finagro o el Fondo Nacional de Garantías, se pongan la camiseta y trabajen con nosotros.

¿Algún ejemplo sobre qué se puede hacer en tecnología?

El ejemplo es Perú. Por eso, uno de los ponentes más importantes del evento es Miguel Arce, de Pagos Digitales Peruano (PDP). Queremos conocer el modelo que usan para ver cómo armamos un ecosistema en el que estén todas las entidades. También vamos a firmar un convenido con el Banco Mundial (BM) para desarrollar metas claras en el tema de inclusión financiera, que es el primer paso para superar la pobreza.

¿En qué consistirá ese convenio?

El BM escogió a cuatro países de Latinoamérica: Brasil, México, Perú y Colombia, y acá somos la entidad que trabajará de la mano con ellos para mirar experiencias y aportar a una solución que ayude a superar situaciones de vulnerabilidad y pobreza. No solo en Colombia, sino en muchos países, una de las trampas de pobreza es no tener acceso a servicios financieros. El convenio se extenderá hasta el 2020. 

últimas noticias

Avianca estrena aerolínea regional