Fase final del drama griego

Casi un mes después de que el drama de la deuda griega comenzara, las negociaciones que determinarán el futuro de este país en la Unión Europea llegan a su fase final.

Archivo EFE

Este sábado el Eurogrupo discutirá las propuestas con las que el gobierno heleno busca concertar un acuerdo de pagos y de esta manera evitar su salida del bloque. Pero la incertidumbre sigue porque el domingo es el último plazo para lograr un convenio.

El rescate económico que busca Grecia, el tercero en los últimos cinco años, contempla un acuerdo de financiamiento hasta 2018 por más de 53.000 millones de euros, equivalentes a cerca del 15% de la deuda total helena.

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, presentó el miércoles pasado el primer borrador de un posible acuerdo con sus acreedores. Sin embargo, en la noche del jueves el mandatario envió un nuevo documento a sus prestamistas con propuestas que el presidente de Francia, François Hollande, calificó como “serias y creíbles”.

Aunque las nuevas propuestas de la administración Tsipras han mejorado el ambiente de negociación y las probabilidades de un acuerdo han mejorado, van en contra de lo que los ciudadanos votaron en el referendo del pasado 5 de julio, en el cual el 66% de los votos estaban en contra de las políticas de austeridad.

Respecto a las pensiones, Tsipras reconoció que el sistema que rige actualmente su país es insostenible, por lo que se compromete a hacer reformas. De esta manera propuso el aumento progresivo, hasta el año 2022, de la edad de jubilación a los 67 años o un mínimo de 62 años siempre que se cumplan 40 años de trabajo cotizado.

En cuanto al IVA, el otro tema candente en las negociaciones, el Gobierno griego unificará la tasa de recaudo en todo su territorio a 23%. Se espera que esta medida aumente los ingresos del Producto Interno Bruto (PIB) en 1% cada año.

Debido a que se descartó la opción de la condonación de los más de 300.000 millones de euros de deuda, la administración Tsipras iniciará un programa de recortes de gasto para hacer más sostenible su economía. Por ello reducirá en 300 millones de euros el presupuesto militar en los próximos dos años.