La Fed está menos optimista

La Reserva Federal revisó sus proyecciones del crecimiento económico y la tasa de desempleo.

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos./ AFP
Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos./ AFP

Desde la crisis financiera de 2007, los bancos centrales han cobrado un papel relevante para la recuperación de las economías, con los recortes a las tasas de interés, y la inyección de capital a los mercados.

En momentos en que la primera potencia mundial muestra algunos signos de recuperación, y la preocupación sobre la crisis que vive Chipre ha generado pánico en los principales mercados, la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) llevó a cabo su reunión de política monetaria del mes de marzo.

En reuniones anteriores la Fed aseguró que mantendría su política monetaria expansiva por un tiempo prolongado, pese a las crecientes señales de preocupación por los riesgos de su programa de compra de activos conocido como QE, y afirmó que las condiciones del mercado laboral habían evidenciado signos de mejoría.

“La política de la Fed es muy expansiva y creo que seguirá siendo expansiva por largo rato”, dijo James Bullard, presidente de la Reserva Federal de St. Louis, en enero de 2013.

Dadas las actuales condiciones, el mercado centró sus esperanzas en que la Fed reitere su compromiso de mantener estable la tasa rectora en el rango de 0 a 0,25%, vigente desde diciembre de 2008, mientras que el desempleo continúe por encima del 6,5% (7,9% en enero), con la condición de que la inflación permanezca alrededor del 2% anual.

Proyecciones que se vieron cumplidas ayer, cuando la autoridad monetaria informó que había decidido continuar con su política de apoyo a la recuperación económica al mantener su programa de compra de activos por US$85.000 millones mensuales y mantener sus tipos de interés estables por lo menos hasta 2015.

“Por ahora, Ben Bernanke (presidente de la Fed) ha insistido en que el estímulo (QE) debería permanecer por lo menos hasta finales de este año, momento en el que debería entrar a evaluarse su continuidad. Sin embargo, varios miembros del emisor han insistido en que la continuidad del estímulo debe evaluarse durante cada reunión, de acuerdo con los indicadores que se han planteado como señales (inflación y desempleo) y la efectividad de la liquidez en la economía”, reveló un informe de Correval.

Adicionalmente, el banco central estadounidense reconoció que las condiciones financieras se han aliviado y en su comunicado oficial indicó “que la mayor economía del mundo ha vuelto a tener un crecimiento moderado, tras una pausa en el cuarto trimestre del año pasado, destacando también una mejora en el mercado laboral, pero aún insuficiente”, por lo que revisó su proyección de crecimiento a un rango de 2,3 y 2,8% para 2013, frente al 2,3 y 3% de su previsión anterior, al igual que la tasa de desempleo para este año a un nivel entre 7,3 y 7,5%, desde el 7,4 a 7,7% proyectado en diciembre.

 

últimas noticias