Fed mantiene su estrategia

No hubo cambios en la política monetaria. Dijo que el gasto de hogares en los EE.UU ha avanzado un poco más rápidamente .

Ben Bernanke, la cabeza máxima de la Reserva Federal en Estados Unidos, lideró las decisiones de la entidad.
Ben Bernanke, la cabeza máxima de la Reserva Federal en Estados Unidos, lideró las decisiones de la entidad.

La Reserva Federal de Estados Unidos revisó su pronóstico sobre la economía, pero no hizo ningún cambio a la política monetaria antes de las importantes decisiones de política fiscal que deben realizarse poco después de las elecciones de noviembre.

Luego de realizar unos cambios mínimos a su comunicado, el Comité Federal de Mercados Abiertos (CFMA) dijo que “el gasto de hogares ha avanzado un poco más rápidamente”, pero anotó que la “inflación aumentó un poco recientemente”.

La política de la Fed se ha mantenido firme a medida que estudian avances en la situación y su inicio fue ansiosamente esperado luego de que lanzara una tercera ronda de relajamiento cuantitativo durante el mes de septiembre. La Fed ha insinuado que esperará a que haya más claridad sobre las decisiones tributarias y de gasto antes de tomar más decisiones.

El banco central dijo que continuaría comprando activos de largo plazo a una tasa de US$85.000 millones al mes y agregó que niveles excepcionalmente bajos de tasas de interés “probablemente se mantengan hasta mediados de 2015”.

Durante su próxima reunión en diciembre, la Fed debe decidir si continuará con sus compras de activos al ritmo actual, porque va a expirar el programa “Operación Twist”, que involucra la compra de activos a largo plazo.

No obstante, antes de eso recibirá nueva información que incluye los datos sobre el crecimiento para el tercer trimestre (que deben hacerse públicos mañana), el resultado de las elecciones presidenciales y las indicaciones tempranas de cómo se resolverá el “abismo fiscal”, que podría afectar el crecimiento durante 2013.

El CFMA votó a favor de esta política con tan sólo 1 de 11 votos en contra. Jeffrey Lacker, presidente de la Fed de Richmond, fue el único en disentir.

La decisión se hace luego de que hay más datos optimistas sobre el mercado inmobiliario de Estados Unidos, pues la Fed dijo que había “demostrado algunas señales de mejora, aunque a un nivel deprimido”.

Las ventas de hogares nuevos durante el último mes en Estados Unidos aumentaron a su nivel más alto durante más de dos años, como otra señal de que el mercado que protagonizó la última recesión, finalmente ha dado un giro.

Las ventas de hogares unifamiliares aumentaron 5,7% en septiembre con respecto a agosto, para llegar a 389.000, dijo ayer el Departamento de Comercio. Luego de la revisión, la cifra de agosto se redujo a 368.000. Las ventas aumentaron 27,1% con respecto al nivel de septiembre de 2011.

La última cifra fue la tasa ajustada anual más alta desde abril de 2010, cuando los compradores inundaron el mercado para aprovechar un crédito tributario. Los economistas habían predicho un nivel de 385.000 en septiembre.