Fenalco, en contra del pico y placa y la Ley seca

La decisión que tomaron distintas autoridades regionales de prohibir el consumo de bebidas alcohólicas el próximo sábado desató la protesta de los comerciantes.

La falta de cultura ciudadana que provocó, tras el partido de Colombia contra Grecia en el Mundial de Fútbol de Brasil, nueve muertos y 16 heridos en la capital del país; hizo que las autoridades de Bogotá tomaran medidas de fondo y decretaran la Ley seca para el siguiente encuentro futbolístico en donde se enfrentó la selección nacional contra Costa de Marfil. Los índices de violencia bajaron y la decisión se extendió hasta el partido con Japón. Y ahora, que el equipo pasó a octavos de final y se verá en la cancha el próximo sábado contra Uruguay, de nuevo se impuso la Ley seca en Bogotá, en Cartagena se prohibió la circulación de motos y el porte de armas y para el caso de Pereira, no se puede usar carro desde el mediodía, sólo por nombrar algunos casos.

Por eso, el gremio de los comerciantes, Fenalco, se hizo sentir y pidió “levantar las medidas restrictivas” pues de acuerdo con sus cuentas, sólo durante el juego de Colombia contra Costa de Marfil, los afiliados a este gremio calcularon las pérdidas en más de 30.000 millones de pesos, pues, aseguraron, dejaron de vender muchos de los productos que diseñaron para la celebración y en donde, por supuesto, incluían bebidas alcohólicas.

“Tanto la Ley Seca como la prohibición del uso del carro afectarán dramáticamente el comercio, sobre todo tratándose del puente festivo más importante del año”, declaró Fenalco en un comunicado de prensa. Y, acto seguido, su presidente Guillermo Botero dejó claro: “Obviamente también hacemos un llamado a los colombianos para que celebremos en paz, pero realmente vemos con profunda preocupación que las medidas adoptadas son negativas para el comercio nacional”.

El dirigente gremial se refiere a que muchos locales comerciales hicieron adecuaciones para que los seguidores del fútbol pudieran disfrutar allí el máximo evento deportivo mundial, pero las medidas han hecho que las personas no salgan de sus casas y, como dice la ley, no consuman ningún tipo de bebida que contenga alcohol en los sitios diseñados para tal fin.

Por eso el gremio recalcó que “la ley seca no detiene la demanda de bebidas alcohólicas, por el contrario la traslada a un mercado informal de evasores de impuestos y todavía más grave, de bebidas adulteradas, lo que expone aún más a los consumidores”.

Entonces, Botero dijo: “Estamos de acuerdo con las medidas que las autoridades tomen para salvaguardar la integridad de las personas, pero está demostrado que las riñas y muertes no están asociadas al consumo de alcohol en establecimientos de comercio”.

Lo que se buscan, desde Fenalco, es que se permita el consumo dentro de los locales legales, que pagan impuestos y en donde no se han reportado riñas o discusiones mayores. El inconveniente, de acuerdo con los reportes de la Policía, radica en que las peleas y ataques se producen en las calles producto de la intolerancia de quienes ‘salen’ a celebrar. Por eso también se está estudiando la prohibición del uso de harina y la venta de la espuma, más conocida como carioca.

Temas relacionados

 

últimas noticias