Fiduprevisora quiere liquidar a Cafesalud cuando se venda

Aunque no pueden comprar esta EPS, Sandra Gómez, presidenta de la fiduciaria, asegura que les interesa administrar los recursos para el pago de los acreedores.

Sandra Gómez, presidenta de la Fiduprevisora. / Cortesía

Crear alianzas para ayudar a las entidades públicas a administrar sus recursos, fortalecer su unidad de negocios de fondos de inversión colectiva e incursionar en las liquidaciones de empresas son las nuevas apuestas de la Fiduprevisora, una entidad mixta que se posiciona como la tercera fiduciaria del país en cuanto a patrimonio ($237.885 millones). El Espectador habló con Sandra Gómez, presidenta de la entidad, quien explicó los resultados financieros del último año y los nuevos proyectos y apuestas, entre ellos Cafesalud. (Lea Cafesalud se vendería fragmentada en marzo)

¿Cómo les fue en 2016?

Tuvimos buenos resultados en 2016, considerando que nos recuperamos de una tendencia bajista que veníamos presentando. Aunque proyectábamos una utilidad neta de $31.992 millones, terminaremos con $37.630 millones, es decir, $5.638 millones más de lo presupuestado, lo cual representa un crecimiento de 20,4 % frente a lo reportado en 2015. Además, la rentabilidad de nuestro patrimonio está por encima del 19 %, algo sobresaliente para una entidad pública.

¿Por qué estaban cayendo?

Veníamos dependiendo mucho del sector público, de las licitaciones y de todo el tema estatal. Por eso decidimos cambiar de estrategia y buscamos nuevas oportunidades en el sector privado. Por ejemplo, le apostamos a los fondos de inversión colectiva y trabajamos para hacerlos despegar. Sin embargo, hay que aclarar que estas iniciativas se comenzaron a planear antes de que yo llegara (hace un año), por lo que también debo reconocer la labor de la administración anterior.

¿Y las 4G no les ayudaron?

No estamos en las 4G porque manejamos el Fondo de Contingencia, que es en donde el Gobierno deposita los recursos que se utilizarán en caso de que se presente algún inconveniente durante las obras. Con la Ley de APP hay riesgos muy específicos que se deben cubrir: predial, geológico, redes y comunidades. Por lo que en cada proyecto se calculan estos riesgos y se depositan unos recursos con base en estos escenarios. Pero hasta el momento no hemos tenido que soltar nada de ese dinero.

Y si se presenta un caso como el de Odebrecht en las 4G, ¿el Fondo de Contingencia debe cubrir esos costos?

No, porque sólo soltamos recursos en los cuatros casos específicos. La corrupción no es uno de ellos.

¿Qué fondos están administrando?

En total administramos cerca de $34 billones, de los cuales destacamos que manejamos los fondos de pensiones del magisterio de maestros ($603.110 millones), el Fondo Nacional de Calamidades ($354.725 millones), Colciencias ($411.256 millones) y, como ya mencioné, el Fondo de Contingencias ($1,2 billones.)

¿Cuáles otras apuestas tienen este año?

Venimos trabajando muy de cerca con la Financiera de Desarrollo (Findeter) para ayudar a las regiones. Hemos encontrado que podemos llevar a los municipios del país mucho de nuestro conocimiento respecto al soporte tecnológico, de estructuración y de apoyo financiero. Hemos estado conversando con varios alcaldes y gobernadores para ver cómo podemos hacer más eficientes sus tesorerías. Asimismo trabajaremos en todos esos desembolsos que hace Findeter en los proyectos de ciudades sostenibles.

¿Cómo va la presencia regional de la Fiduprevisora?

Tenemos oficinas en Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena y Manizales. Este año planeamos abrir unas cinco oficinas más, pero todas serán muy regionales para apoyar a los municipios en estructuración financiera. Un proceso que irá de la mano de nuestra alianza estratégica con Findeter.

¿Y qué piensan hacer en el sector privado?

Este es nuestro nuevo foco. Todo el apoyo y la ayuda a la estructuración financiera también los queremos llevar a las compañías. Antes nos percibían como una entidad pública, pero han descubierto que somos un aliado importante, porque el estar conectados con el Gobierno nos permite llevar alianzas hacia sus respectivos sectores.

¿Ya tienen clientes privados?

Tenemos negocios con la Central de Abastos de Cartagena, con Puerta de Oro en Barranquilla y otros que no podemos decir porque nuestros clientes prefieren mantenerlos privados. No es de nuestro interés trabajar en el sector inmobiliario, pues nos queremos diferenciar de otras fiducias. Queremos apostarle a la infraestructura social: construcción de colegios, hospitales y cárceles.

¿Y las liquidaciones?

Tenemos alrededor de 90 negocios de liquidación en la Fiduprevisora. Acabamos de terminar exitosamente la liquidación de Caprecom, pues la terminamos en tiempo récord: en tan sólo un año, lo cual le implicó a la Nación un ahorro de $3 billones. Sin embargo, hay algunos temas pendientes sobre esta EPS, por algunos pequeños activos que quedan y por algunas acreencias. La idea es seguir con este tipo de negocios de la mano del Ministerio de Salud.

¿De cuánto es la rentabilidad de un negocio de liquidación para la Fiduprevisora?

Eso depende de cada caso, pero es de alrededor del 10 %.

¿Piensan meterse en otra liquidación en el sector salud?

Aunque no podemos comprar Cafesalud, estamos interesados en su liquidación: sabemos que vienen algunos activos para liquidar, con algunos pasivos laborales y otras acreencias, y con el Ministerio de Salud estamos revisando esos datos. Estamos pendientes de las decisiones que tome el presidente de la EPS, Luis Guillermo Vélez, con quien tenemos muy buena relación porque hemos trabajado con él antes.

¿Y cuál sería el rol de ustedes en la liquidación de Cafesalud tras su venta?

Cuando Cafesalud no preste más servicios, es decir, cuando cierre, nosotros seríamos los encargados de recoger todos los pasivos, activos y acreencias. Desde la liquidación nos encargaríamos de hacer todos los pagos como fiducia. También tenemos que enfrentar todas las demandas que este proceso implique, para lo cual se requiere un batallón de abogados.

¿Es posible terminar la liquidación de Cafesalud en un año, tal como hicieron con Caprecom?

En el caso del Seguro Social dijimos que se liquidaba en dos años y lo logramos; con Caprecom también cumplimos con el plazo fijado de un año. En eso tenemos una gran experiencia. Somos muy juiciosos con los plazos. Dependiendo de lo que haya en Cafesalud, que es enorme, determinaríamos una fecha para terminar el trabajo y haremos todo lo posible para cumplir.

Temas relacionados