'La fiesta de los commodities en la región se acabó'

Se pronostica desaceleración de la economía regional.

Los próximos años en Latinoamérica estarán marcados por el fin de la convivencia con la desigualdad y la corrupción, de acuerdo con el economista venezolano Moisés Naím, quien, por un lado, destacó que es positivo dejar de dar por sentadas la pobreza y la injusticia, pero que a nivel social y político el despertar tendrá un costo. Los vaticinios los arrojó durante el debate titulado ‘El contexto latinoamericano’, en el marco del primer día del encuentro anual de Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza.

La discusión estuvo moderada por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), y contó con las participaciones de Mario Blejer, vicepresidente del Banco Hipotecario de Argentina; Roberto Setubal, presidente del banco Itaú; Idelfonso Guajardo, secretario de Economía de México; Marcelo Neri, ministro de Asuntos Estratégicos de Brasil, y Moisés Naím.

La principal conclusión: la región tendrá que vérselas con una desaceleración en el crecimiento económico debida a la caída de los precios internacionales de las materias primas y una inestabilidad generalizada por cuenta del freno en la economía china. Mario Blejer, luego de reconocer la crítica situación de su país, entre otras cosas, por una “desastrosa política energética”, destacó la estrategia que se ha aplicado en Argentina de agregar valor a las materias primas, específicamente, a los granos de soya de exportación.

Actuar de frente a una ciudadanía inconforme y hastiada de la crisis y la corrupción en países como Venezuela, México, Brasil y Argentina, estará, de acuerdo con el panel, entre los principales retos de los gobiernos. Naím aseguró que las personas, que se acostumbraron a un estándar de vida más alto, a poder comprar y comer más durante la última década, no soportarán la corrupción en un contexto de recortes por cuenta de lo que se llamó la “inercia” de la economía.

De acuerdo con la Cepal, se pasó de un crecimiento en las exportaciones de la región del orden del 23% en 2011, a apenas 0,8% en la actualidad. Ildefonso Guajardo señaló que América Latina no supo agarrar lo suficiente los beneficios de la bonanza de los commodities de los últimos años, y puso a su país como excepción a la regla en un contexto de bajas exportaciones. México, según él, ha logrado salir de las crisis a punta de comercio exterior. El sector automotor proyecta crecimiento en las exportaciones de casi el 20%.

Frente al señalamiento de la Cepal respecto a qué tanto de “mexicano” hay en los bienes de exportación que se ensamblan en ese país, como los carros, Guajardo expresó que si bien el promedio de valor agregado es del 35%, aún hay mucho por hacer en ese aspecto. Por demás, se dejó claro que ante un repunte de la economía de Estados Unidos, México será de los mayores beneficiados.

Surámerica responde a otras lógicas. El panel estuvo de acuerdo en que Brasil, Argentina y Venezuela, son las tres economías de más deficiente desempeño, mientras Colombia, Ecuador y Perú están “un poco mejor”. Hubo consenso en que las instituciones nacionales aún son débiles, y que por eso los países deben acomodarse al contexto internacional, a través de recortes y ajustes en la política monetaria.

Si bien Latinoamérica ha pasado ya por momentos difíciles, Alicia Bárcena cree que la región es más ‘resiliente’ en esta coyuntura y que hay una clase media ensanchándose. La Cepal tendrá que “regresar a sus escritorios” y revisar el pronóstico de crecimiento de la economía regional para 2015 que se había fijado en 2,2%, luego de que el Fondo Monetario Internacional lo recortara a 1,3%.

El llamado de los expertos fue, como lo ha sido un sinnúmero de veces, a la diversificación de las economías y el fomento en la inversión. Mientras tanto, la región deberá seguir invirtiendo esfuerzos en sortear contrasentidos como que dentro de las casas haya televisor, nevera, iPads y smartphones, mientras en el mundo exterior, en la calle, hay inseguridad, sistemas ineficientes de transporte y, en general, precariedad en los bienes públicos.
 

Temas relacionados