Flores colombianas, protagonistas en San Valentín

Las ventas para esta festividad suponen el 12% del total de las exportaciones de la industria de la floricultura que en 2013, vendió al mundo flores por US$ 1.350 millones.

Febrero es un mes que puede definir un buen año para los floricultores que logren buenas ventas para el Día San Valentín, en Estados Unidos. / Archivo

Colombia, segundo productor mundial de flores, multiplica su trabajo en las jornadas previas a San Valentín para satisfacer las necesidades de un mercado global al que repartirá 500 millones de tallos, según los datos que maneja la industria.

Las ventas para esta festividad suponen el 12% del total de las exportaciones de la industria de la floricultura colombiana que en 2013, último año con datos consolidados, vendió al mundo flores por un valor total de 1.350 millones de dólares.

El presidente de la Asociación Colombia de Exportadores de Flores (Asocolflores), Augusto Solano, explicó que el 75 % de las ventas tienen como destino final Estados Unidos, un país en el que la celebración de San Valentín, el 14 de febrero, es toda una institución.

El incremento de la producción en estos días supone para los floricultores colombianos "un gran esfuerzo logístico porque de un momento a otro hay que triplicar despachos y producción", según explicó Solano.

Además, en una industria tan globalizada, entran en juego "muchos factores como el clima, la economía o el día en que cae la fiesta", añadió el presidente de Asocolfores, que explicó que este año San Valentín se celebra un sábado, un día que no es particularmente positivo para las ventas.

Este año y los venideros serán fundamentales para los productores de flores debido al alza de la cotización del dólar en relación con el peso colombiano, lo que ha generado que los productos del país suramericano ganen en competitividad en sus exportaciones, especialmente a Estados Unidos.

"(El precio) facilita la exportación de todos los productos colombianos, pero tenemos que tener en cuenta que (la industria) atravesó por diez años de revaluación y solo llevamos unos meses de devaluación (del peso)", explicó.

Asimismo, subrayó que para "poder ver un impacto real" se requiere que el cambio actual, que fluctúa alrededor de los 2.400 pesos por cada dólar, perdure en el tiempo ya que "en la medida que ocurra, anima a expandir sus negocios y compensa muchos años de un peso fuerte".

Aún antes de que lleguen los resultados que este nuevo valor del peso puede dejar en la industria y de que se consoliden los datos de 2014, Solano destacó que sus expectativas muestran que la industria se expandió entre el 2,5 % y el 3 % el año pasado y esperan que lo haga un 5 % en 2015.

Todo ello en un país del que procede el 80 % de las flores que llegan a Estados Unidos y el 60 % de los claveles que compra Japón.

Además de estos dos países, Rusia, Canadá, Reino Unido y el resto de naciones de Europa occidental reciben flores colombianas que buscan nuevos nichos en mercados a los que esperan expandirse próximamente como Corea del Sur.

Para la fiesta estrella del año en el sector, la empresa El Redil, ubicada en los alrededores de Bogotá, redobla sus esfuerzos ya que para ellos, San Valentín supone el 10 % de la producción, según dijo a Efe el gerente técnico y socio de la compañía, Fernando Arenas.

En este sentido explicó que la popular festividad supone también el 18 % de las ventas.

"Si hacemos las cosas bien y todo funciona hacemos el año. El resto del tiempo nos va bien pero estamos en punto de equilibrio", añadió el empresario que en estas fechas redobla sus esfuerzos para que producción, transporte y montaje estén listos para distribuir sus flores por todo el mundo.

Arenas, destacó que la clave del éxito colombiano está en que pueden "producir flores 52 semanas al año de la misma calidad", lo que unido a 40 años de experiencia y el hecho de que son confiables para el cliente les permiten estar presentes en todo el mundo.

"Producimos todo el año calidad buena con precios competitivos y tenemos un grupo de clientes que nos han comprado desde hace muchos años", agregó. 

En este sentido destacó que por delante tienen grandes retos como los del cambio climático, que les está obligando a fuertes inversiones, pero la cotización del peso les permite mirar al horizonte con esperanza y la capacidad de recuperar las inversiones.