"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 8 horas

FMI posee nuevo rostro y ya no impone ajustes estructurales, dice Lagarde

El Fondo tiene una "nueva cara" pero "siempre en una sociedad hay un poco de dureza", admitió.

Bloomberg News

El FMI posee ahora un nuevo rostro y ya no impone los temidos "ajustes estructurales" a economías en dificultades, dijo el sábado la directora gerente de la entidad, Christine Lagarde, quien afirmó que esas son cosa del pasado.

Al concluir la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial, Lagarde fue consultada por un periodista africano sobre la "fobia" al FMI que existía en África. Lagarde respondió con ironía: "¿Ajuste estructural? Eso pasaba antes de mi mandato. No tengo idea qué es. Eso es algo que ya no hacemos", dijo.

Los famosos planes de "ajuste estructural", caracterizados por la drástica reducción de gastos públicos, marcaron las décadas de 80 y 90 en África y América Latina, ayudando a construir la "fobia" aludida por el periodista ghanés.

Aunque el FMI haya defendido la implementación de políticas de control de gastos a países como Grecia y Portugal, Lagarde afirmó que es necesario "comprender que hemos cambiado la manera en la que ofrecemos ayuda financiera, se basa realmente en la colaboración".

"Si el Fondo es llamado para ayudar se debe a que el país no puede tomar algunas decisiones por su cuenta, que requiere apoyo y que necesita asegurar sugficiente financiamiento", dijo Lagarde.

El Fondo tiene una "nueva cara" pero "siempre en una sociedad hay un poco de dureza", admitió.

Según Lagarde, el éxito de Grecia esta semana es "claramente una señal" de que la ayuda del Fondo "funciona".

- Preocupa baja inflación europea -

Además de la preocupación por la urgencia en adoptar medidas para reducir las desigualdades, la reunión del FMI y el BM también puso el foco sobre la situación en la zona Euro ante temores de que se desate un proceso de deflación.

Ante la tendencia la débil inflación en Europa y el fortalecimiento del euro, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo que "el fortalecimiento del tipo de cambio (del euro) podría requerir un estímulo monetario".

En conferencia de prensa al margen de las reuniones del FMI/BM, advirtió que el BCE "no podía ser complaciente" ante la débil inflación en la zona euro.

El nivel de la moneda única europea, que se apreció el viernes a su más alto nivel en tres semanas, afecta la competitividad de los exportadores europeos y frena la inflación, cuyo nivel óptimo para la economía debe rondar el 2%, según el BCE.

Pero la inflación anualizada para marzo fue de 0,5%, una cifra que muchos temen sería lo suficientemente débil para obstaculizar la recuperación económica en Europa.

Draghi advirtió que los riesgos no provienen solamente de las amenazas de deflación (una caída prolongada de los precios y los salarios), sino una inflación baja, que consideró "mala".

Por su parte, el ministro español de Economía, Luis de Guindos, descartó la posibilidad de que Europa enfrente "una deflación a la japonesa", pero admitió que en el caso específico de España, la baja inflación permite una leve recuperación de la economía.

En ese escenario, el problema se presentaría "si esta situación de baja inflación se mantiene por mucho tiempo. Pero no es un escenario que nosotros consideremos, en absoluto".

- "Estampida" de capitales -

En tanto, el influyente director del Comité Monetario y Financiero del FMI, Tharman Shanmugaratnam, lamentó que el flujo de capitales globales haya pasado a exhibir un comportamiento de "estampida" ante la aversión a riesgos, tendencia que definió como uno de los principales desafíos de la economía global.

Esta volatilidad significa que los mercados que reciben esos capitales deben actuar más para mantener ese flujo.

"Lo que hemos observado es más comportamiento de estampida en los mercados, más comportamiento de estampida en el flujo de capitales", añadió.

Ello, sumado a la volatilidad, hace más difícil que las economías emergentes puedan retener ese capital, obligándolos a trabajar más duro para mantenerlos, dijo Shanmugaratnam.

"Esto no será un fenómeno de corto plazo, será un desafío permanente", advirtió, y agregó que esto refleja en parte "un cambio en la estructura de las finanzas globales: más flujo de capital, con composición diferente y una mayor parte que ha sido controlada por los fondos de bonos, fondos de inversiones o fondos negociables en mercado".

Temas relacionados