FMI ve una economía mundial menos peligrosa que hace seis meses

De todas formas Europa y Japón, tienen "mucho camino por recorrer".

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que la economía mundial es hoy "menos peligrosa que hace seis meses" pero advierte de que empiezan a verse signos de "fatiga" en muchos países ante los ajustes e insiste en que hay que completar la reforma del sistema financiero y dar prioridad al desempleo.

A falta de una semana para su Reunión de Primavera en Washington, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, viajó hoy a Nueva York para hacer un balance sobre la evolución de la economía mundial y volver a poner encima de la mesa algunas de sus recetas para intentar dejar atrás la crisis.

Lagarde arrancó diciendo que ve signos de mejora en una economía global "a tres velocidades", por un lado países emergentes y en vías de desarrollo, "que lo están haciendo bien"; por otro Estados Unidos y otras naciones que están "en vías de recuperación", y por último la zona euro y Japón, que "todavía tienen un camino que recorrer".

En cuanto a la zona euro, la responsable del FMI consideró "prioritario" que tengan una unión bancaria "real" que fortalezca los fundamentos de la unión monetaria, lo que implica complementar un mecanismo único de supervisión con una única autoridad de resolución, además de seguir con la "limpieza" del sistema bancario.

En este sentido, subrayó que uno de los retos "globales" pendientes es completar la reforma del sistema financiero mundial porque, según dijo, "no podemos tener un sistema bancario precrisis en un mundo postcrisis", pese a que la industria sea "reacia" a abandonar líneas de negocio "lucrativas pero muy arriesgadas".

Sobre Estados Unidos, Lagarde reconoció que ha evitado el abismo fiscal pero dijo que el desequilibrio en las cuentas sigue siendo "desproporcionado", por lo que pidió una hoja de ruta "creíble" para reducir la deuda ya que, de lo contrario, advirtió, "los avances que se han hecho se podrían perder muy fácilmente".

Durante su intervención ante el Economic Club de Nueva York, la directora gerente del FMI instó a países como Alemania a poner más de su parte para "impulsar las inversiones" y a países como China a estimular la demanda interna y una reforma de su sector financiero que calificó de "crucial".

Frente a un auditorio con algunos pesos pesados de Wall Street como John Paulson, Paul Volcker o Henry Kissinger, la exministra francesa alertó de un aumento de las tensiones sociales en muchos países ante el impacto de unas medidas de ajustes que, según dijo, causan "fatiga" y la población percibe como "injustas".

"No es por el ajuste en sí, la gente entiende que no pueden vivir por encima de sus posibilidad de forma indefinida, es porque se perciben injusticias en el peso del ajuste", dijo Lagarde, quien consideró que al igual que hay que compartir el "dolor" de los ajustes también hay que compartir los beneficios del crecimiento.

Así, la responsable del FMI alertó que para este año no se prevé que el crecimiento de la economía mundial sea mucho mayor que un año antes y dijo que "en demasiados países" las mejoras que se han ido logrando en los mercados financieros "no se han traducido en mejoras de la economía real".

Por ello, y teniendo en cuenta que todavía continúan "los tiempos difíciles", Lagarde consideró "urgente" proteger a los que más están sintiendo el impacto de la crisis "para que el ajuste sea lo más justo posible", y abogó para ello por mantener los servicios sociales básicos y combatir la evasión fiscal.

También volvió a repetir hoy que combatir el desempleo debe ser una prioridad "urgente" de los Gobiernos y abogó por políticas que ayuden a reducir las desigualdades porque, según destacó, lograr una distribución "más equilibrada" de los ingresos lleva a un mayor crecimiento sostenido y más estabilidad económica".

Por último, Lagarde insistió en que las reformas que hacen falta no pueden ser "brutales ni abruptas", y tras recordar que la crisis financiera está siendo "larga, amarga y difícil", dijo que la prioridad ahora es aprovechar "cualquier respiro financiero para hacer de él un buen uso".