Francia entra en recesión, tras caída de 0.2% en su PIB

Estas malas cifras económicas aumentan todavía más la presión sobre el presidente francés, François Hollande.

François Hollande, presidente de Francia/ AFP
François Hollande, presidente de Francia/ AFP

La economía francesa entró en recesión tras una caída del 0,2% del Producto Interior Bruto en el primer trimestre del año, indicó este miércoles el instituto francés de estadística (Insee), un dato que pone bajo presión la presidencia de François Hollande.

En el cuarto trimestre de 2012, el PIB francés había caído también un 0,2%. Se considera que un país entra en recesión cuando suma dos trimestres consecutivos de decrecimiento.

Estas malas cifras económicas aumentan todavía más la presión sobre el presidente francés, que se reunirá este miércoles en Bruselas con la Comisión Europea, antes de dar el jueves una rueda de prensa en París en la que se espera que reafirme sus orientaciones políticas y económicas.

El miércoles por la mañana, el ministro de Economía Pierre Moscovici reiteró el objetivo del gobierno de un crecimiento de 1% para 2013 y la perspectiva de invertir antes de fin de año la curva del desempleo, que alcanzó más del 10% de la población activa en 2012.

La recesión "no es una sorpresa" y "se debe en gran medida al entorno de la zona euro", dijo. Una recesión corresponde técnicamente a un retroceso del PIB durante dos trimestres sucesivos. Para todo el año 2012, el Insee antuvo su estimación de crecimiento nulo, tras haber revisado en baja la cifra del tercer trimestre de 2012 (0,1% en vez de 0,2%).

La cifra de crecimiento para 2013 se estima en -0,3%. Sin embargo el gobierno mantiene su previsión de crecimiento a 0,1% en 2013, indicó el miércoles a la AFP el ministerio de Economía.

Por otra parte, el descenso récord del año pasado del poder adquisitivo de las familias francesas fue todavía más importante de lo anunciado. El Insee, que la había evaluado en 0,4% a fines de marzo, revisó su estimación y considera ahora que el retroceso fue del 0,9%.

El Instituto revisó asimismo el índice de consumo de las familias del año pasado, que pasa de -0,1% a -0,4%.
Mantuvo en cambio su estimación de un déficit público de 4,8% del PIB en 2012 y de una progresión de la deuda hasta 90,2% del PIB (85,8% el año anterior). La baja del déficit público (que fue de 5,3% en 2011) se debe a "un aumento de los ingresos más rápido que el de los gastos.