Franquicias para emprender

Comenzar un negocio no es fácil y menos aún cuando falta una idea concreta. Ahí es cuando las franquicias, que traen el reconocimiento de una marca, se convierten en una de las propuestas más atractivas para crear empresa.

A pesar de que la mayoría de empresas nacientes en Colombia lo hacen por necesidad, también están aquellas que, con un emprendedor tras ellas, logran generar empleo y ganancias de la mano de una marca reconocida. Tan solo se necesita algo de capital y la intención de elevar el posicionamiento de una compañía que ya tiene sus primeros años de vida con el rótulo de éxito.

Y es ahí cuando las franquicias se vuelven protagonistas. En Colombia, de acuerdo con el último estudio de Datexco y Leaders for Management, el 77,6% de los entrevistados quieren ser independientes o tener su propio negocio. Junto a eso, el 62% están dispuestos a pagar por adquirir el conocimiento y la experiencia de una marca reconocida. Razones de peso para entender que en este modelo de negocio las oportunidades son altas.

Esteban Mancuso, director del centro de emprendimiento de la Universidad Sergio Arboleda, dice que “lo que se busca es decirles a las personas que es una alternativa interesante que se desconoce por completo. Hoy la tendencia mundial es la franquicia de servicios, porque durante mucho tiempo eran de productos con locales a la calle, pero el precio del metro cuadrado ahora es muy costoso, entonces las franquicias de enseñanza de idiomas, las de turismo, las relacionadas con servicios, son la gran oportunidad”. Agrega que la industria de los cosméticos y la estética es otra gran opción, “en eso es fuerte Colombia porque ya están logrando la estandarización de modelos”.

Pero para hacerlo es necesario un monto importante de recursos. “En Colombia el canon de entrada es inferior a $20 millones, pero las inversiones iniciales pueden estar entre los $35 millones y los $150 millones”, explica Luis Felipe Jaramillo, presidente de Leaders For Management. A lo que se refiere es a que el primer monto es lo que se debe pagar por el derecho a usar la marca, lo que viene después es el dinero que se necesita para acondicionar un local, por ejemplo, la compra de inventario y la disponibilidad para hacer publicidad.

¿Y en qué otros sectores hay oportunidades? En el de alimentos, con todos los segmentos de comidas rápidas; moda, con vestuario, calzado y accesorios, y, como decía Mancuso, en el de servicios, puntualmente en comunicaciones, capacitación, cursos de idiomas, entre otros. Una serie de buenas opciones si se tiene en cuenta que “en México y Estados Unidos, el 95% de las franquicias tienen una supervivencia que supera los cinco años, mientras de los emprendimientos con base cero, fracasan 8 de cada 10, o no superan el primer año de vida”, cuenta Jaramillo.

Lo que no se recomienda es adquirir un crédito para iniciar una empresa, sea franquicia o no, porque no se le debe poner al modelo de negocio una carga financiera. Lo más recomendable es usar recursos propios o acudir a ángeles inversionistas o al capital semilla que se puede conseguir en espacios como el Fondo Emprender.

últimas noticias

Avianca estrena aerolínea regional