Freno al fraude cafetero

El Gobierno y el gremio caficultor anunciaron medidas para registrar a los compradores autorizados del grano con el propósito de evitar el desvío de los subsidios para los productores.

Los compradores de café que quieran registrarse ante la Federación de Cafeteros deberán presentar cinco requisitos ante los comités departamentales.

Sociedades por acciones simplificadas (SAS), precooperativas y otras figuras venían causando desde hace varios meses dolores de cabeza entre el gremio cafetero. Los recursos que el Gobierno aprobó para apoyar a los productores en medio de una coyuntura de bajos precios se estaban comenzando a esfumar en medio de una maraña de sospechosas facturas y de extrañas empresas de papel. En vista de esta reiterada alerta, el Comité Cafetero recientemente tomó la decisión de elaborar medidas para ponerle coto a un fraude que puede rondar los $20.000 millones.

Según Luis Genaro Muñoz, gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), el gremio es consciente de que sofisticadas bandas relacionadas con lavado de activos e incluso narcotráfico están detrás del extravío de los recursos. Para frenar los intentos de fraude, la FNC y el Gobierno decidieron crear un mecanismo que desde la primera semana de noviembre blindará el programa de Protección al Ingreso Cafetero (PIC).

Luis Felipe Acero, gerente administrativo de la FNC, explicó que el sistema consiste en construir un registro de compradores que tiene como objetivo asegurar que los comerciantes del grano que cumplan criterios tributarios y de formalización sean actores válidos para emitir facturas, las cuales han sido el soporte para que los caficultores tramiten el pago de sus apoyos.

El directivo explicó que las facturas de compra —o equivalentes— que sean emitidas por personas naturales que no cuenten con establecimientos comerciales registrados o por precooperativas “estarán excluidos para tramitar el subsidio cafetero”. Esta depuración quedó establecida en la resolución 352 de 2013 del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural que se publicará a comienzos de noviembre.

Acero explicó que este documento estableció que los compradores que quieran ser autorizados por la Federación deben presentar cinco documentos ante los comités departamentales de cafeteros. Estos son: certificado de existencia y representación legal expedido por cámara de comercio que evidencie que el objeto social esté asociado con compra y venta de café; Registro Único Tributario —expedido por la DIAN—; carta que autorice al gremio a hacer inspecciones al comprador; formato de acreditación de condiciones jurídicas, y documento para reportar inventarios del grano y ventas del mismo a terceros.

“Esto filtrará de buena manera a los actores y garantizará mayor seguridad en el pago de los recursos. Hay empresas que aparecen, se registran en las cámaras de comercio con un objeto social y eso las habilita entre comillas para participar en el comercio. Hay quienes lo hacen de manera honesta, pero hay gente que se constituye con la intención de robarse los recursos”, comentó Muñoz a este diario.

Agregó que las denuncias de fraude “se tienen que interponer ante la Fiscalía General de la Nación. Hay una realidad, sin entrar a calificar el actuar de la justicia, que tiene unos procedimientos que a mi manera de ver son muy lentos para el proceder de la delincuencia”.

 

 

[email protected]

@hector_sandoval

últimas noticias