Frente común para crear multilatinas de la construcción

El PIB de construcción en Latinoamérica es del 9% del mundial. En Colombia, la industria factura $50 billones al año.

“Para construir los 1,2 millones de nuevas viviendas de las que habla el Gobierno se requieren 12 mil hectáreas”, aseguró Juan Ignacio Silva, de la FIIC. / Archivo

América Latina tiene que trabajar mancomunadamente para crear empresas multilatinas de la construcción que puedan competir con las más grandes de Europa y China en un mercado global que al año factura US$335.000 millones.

Así lo señaló Juan Ignacio Silva, presidente de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC), gremio que agrupa 18 países de la región, y explicó que las empresas más grandes de la región terminan siendo pymes frente a las más grandes de China y Europa.

Por esta razón es necesario trabajar en la creación de un conglomerado regional que permita aumentar su contribución al crecimiento del PIB de la construcción mundial, la cual es hoy del 9%, atendiendo las oportunidades que hay en Asia y África.

Silva cree que en Latinoamérica hay necesidades en infraestructura que se convierten en una oportunidad para la región, ya que permiten que inversionistas internacionales pongan sus ojos en la zona, especialmente en países como Colombia, Ecuador, Perú y Panamá.

“Las tres empresas de construcción más grandes de China facturan US$84.000 millones al año, mientras que sus similares de Europa alcanzan los US$50.000 millones”, recalcó.

El dirigente sostuvo que las condiciones financieras siguen siendo adversas en la región, razón por la cual la FIIC debe trabajar para traer recursos para el desarrollo de proyectos.

Por su parte, la presidenta de Camacol, Sandra Forero, señaló que “Colombia está lista para enfrentar los retos para el desarrollo de la infraestructura que requiere el país y que la locomotora de la construcción va a buena velocidad, a tal punto de que es el sector que está jalonando el crecimiento económico del país, pero debe transformarse en un tren bala”.

La dirigente explicó que para que esto suceda deberá habilitarse suelo nuevo y trabajar en la renovación urbana. “Para construir los 1,2 millones de nuevas viviendas de los que habla el Gobierno se requieren 12.000 hectáreas”. Asimismo pidió que el país mantenga de manera permanente el subsidio a la tasa con el fin de que el tren bala despegue, para lo cual también se requiere que el subsidio incluya a la clase media.

En el último año el país ha construido 32 millones de metros cuadrados y la proyección es mantener esta cifra, en la que la industria ha invertido $50 billones, la mitad en insumos y el resto en la ejecución de las edificaciones, recalcó Forero.

Entretanto, el vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, consideró que la economía del país está en su mejor momento, a tal punto que es la segunda en crecimiento después de China, con más del 5%, situación que se debe aprovechar para desarrollar obras que contribuyan a mejorar la competitividad del país.

“Esperamos iniciar la construcción de 1,2 millones de viviendas adicionales a las que el país requiere. De las 100.000 viviendas gratis hemos terminado más de 65.000 y el resto está en ejecución. Además trabajamos en el desarrollo del plan de carreteras en el que se invertirán $50 billones”, indicó.

 

 

[email protected]

@jairochacong