Frutas exóticas, la apuesta colombiana en Alemania

En 2012 este producto ocupó el primer lugar entre los alimentos importados que llegaron al aeropuerto de Fráncfort (Alemania). Empresarios colombianos buscan conquistar este renglón.

Carlos Quintero, un empresario colombiano productor de uchuvas, busca conquistar una pequeña porción del exigente mercado alemán. / Cortesía Proexport

Si hay productos latinoamericanos apetecidos por los europeos, son las frutas. Y con la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea -a partir de agosto de este año-, los colombianos están decididos a incursionar con más fuerza en países como Alemania. Muestra de la creciente demanda europea es que el 46% de las importaciones –unas 98.600 toneladas- que llegaron al aeropuerto de Fráncfort (Alemania) durante el año pasado, corresponden a frutas y vegetales.

Este lunes algunos de los 156 microempresarios colombianos que llegaron a Fráncfort, -como parte de una misión de negocios organizada por Proexport Colombia-, recorrieron el aeropuerto de esta ciudad para conocer las principales condiciones en las que se envían y mantienen los alimentos perecederos.

Uno de los microempresarios que participó en el recorrido fue Carlos Alberto Quintero, director comercial de la empresa Fresh and Natural de Cali. Aunque la uchuva es una de las frutas exóticas más apetecidas en Alemania, donde las exportaciones de este producto crecieron un 27% de 2011 a 2012, el colombiano está convencido de ofrecerles a los alemanes otros productos como limón Tahití, papaya, melón y sandía.

“El limón tiene bastante potencial, competimos con países como México y Brasil pero nosotros tenemos producción todo el año y en cuanto a los melones y patillas, Europa no produce y podemos hacer convenios con comercializadores para abastecer esas ventanas”, manifestó Quintero.

Julián Andrés Hincapié, director comercial de Dulces del Valle, también llegó a Fráncfort con el objetivo de conseguir contactos para la importación de guayaba y bocadillo veleño, pues considera que estos productos tienen una opción para ofrecer a los europeos un dulce diferente al chocolate.

Para Hincapié y Quintero una de las ventajas de exportar frutas frescas a la Eurozona es que a partir de la entrada en vigencia del acuerdo comercial, la mayoría de estos productos ingresarán sin gravámenes arancelarios. Anteriormente, se pagaban aranceles que llegaban al 17,6%.

“En el caso de la industria de los alimentos, Colombia es famosa por tener muy buenas frutas y sobre todo porque son muy poco conocidas. Nadie las produce, sólo ustedes”, señaló Martin Schachner, un importador alemán. En ciudades como Fráncfort, una tendencia cada vez más fuerte es la proliferación de empresarios que ponen frutas en canastos a disposición de sus empleados. De hecho, se dice que el canasto de frutas se está convirtiendo en un espacio para socializar, ya que hace las veces de una sala de fumadores.

Alemania es el cuarto destino de las exportaciones no minero-energéticas de Colombia hacia la Unión Europea. El país exportó US$262 millones en 2011 y US$193,9 millones en 2012, de acuerdo con información del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Entre enero y julio de 2013 las ventas externas llegaron a US$114,4 millones. 

Temas relacionados

 

últimas noticias